Deportes Mundial 2014

Funcionarios de AFA admiten venta de entradas pero niegan delito

Una investigación periodística en Brasil los muestra organizando la reventa con precios que iban entre los U$S 440 y U$S 990.

 

Dos funcionarios de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), entre ellos su vicepresidente, Luis Segura, admitieron este martes haber vendido entradas remanentes entregadas por la FIFA durante el Mundial de Brasil, pero negaron haber incurrido en algún tipo de delito.

Segura y otros funcionarios de la AFA como Omar Souto (gerente de AFA), Julio Ricardo Grondona (hijo del vicepresidente de FIFA) y Alberto Capuchetti (ex militar y jefe de seguridad de la selección) fueron señalados en una investigación periodística en Brasil por la reventa de entradas para el Mundial (ver video).

La semana pasada la policía de Brasil desmanteló una red de reventa de entradas y, al margen de esa investigación, la Fiscalía de Rio de Janeiro había anunciado que investigaba el papel de varias federaciones de fútbol supuestamente implicadas en reventas de boletos; sobre todo las de Argentina, España y Brasil.

El reglamento de la FIFA establece que "los titulares de entradas no podrán vender ni transferir de ninguna forma sus entradas sin el consentimiento específico y por escrito de la FIFA". Sin embargo, la reventa era por precios de entre 440 y 990 dólares.

Por esta razón, el vicepresidente de la AFA, Luis Segura admitió haber vendido entradas entregadas por la FIFA, lo cual calificó como "un error grave". "Me arrepiento", dijo a radio Del Plata.

La explicación de Luis Segura es que intentó ayudar a personas que querían entradas de último minuto a como diera lugar.

"Yo lo que hice, desde mi modesto lugar, fue venderle entradas (a precio oficial) a las personas que viajaron a Brasil sin tickets y lo que intentamos hacer fue solucionarle ese problema a la gente".

Consultado sobre la modalidad en la que se vendieron esos boletos, previo a distintos partidos que disputó la Albiceleste en Brasil, Segura dijo que se vendieron "a gente conocida, que entraba de a uno o dos en el hotel".

"Yo no puedo salir a la verja a anunciar que tenía entradas, así que tratamos de venderles las que nos sobraban a gente conocida", indicó.

El vicepresidente de la AFA precisó que "había 400 personas pidiendo entradas, algunos de buena manera y otra con insultos".
"Si uno tiene la posibilidad de resolverle el problema a 100 personas, uno lo hace", agregó Luis Segura.

AFP

Temas

Dejá tu comentario