PolicialesCárcel Central | Corrupción | Eduardo Bonomi | Guardia Republicana

Fiscal que investiga fuga de Morabito se centrará en presunta corrupción

Resolvieron unificar la investigación de la fuga en la Fiscalía de Delitos Económicos, especializada en corrupción.

A cinco días de la fuga del capo mafioso y otros tres presos extranjeros de la ex cárcel central la investigación tomó un único rumbo.

Este viernes, el fiscal especializado en delitos económicos, Ricardo Lackner, pasó a dirigir la causa que ahora está enfocada a probar los presuntos actos de corrupción que derivaron en la fuga de Rocco Morabito.

El italiano esperaba para ser extraditado a su país donde iba a ser investigado por tráfico internacional de drogas luego de 23 años prófugo y más de un año preso en Uruguay.

La serie de elementos probatorios que pudieron reunir el fiscal de turno, Rodrigo Morosoli por su parte y el fiscal especializado por otro hicieron que ambos acordaran unificar la investigación.

Hasta el momento la fuga derivó en la renuncia de Alberto Gadea a la Dirección del INR y el sumario de 20 policías, algunos con separación de cargo.

La fuga también tuvo derivaciones políticas. El ministro del interior, Eduardo Bonomi, deberá comparecer en la comisión de seguridad del senado convocado por la oposición para dar explicaciones de lo sucedido.

Un informe policial había advertido el año pasado sobre la planificación de una fuga por parte del italiano.

Morabito había solicitado traslado a la Guardia Republicana, pero el director nacional de la Policía, Mario Layera, se lo negó porque entendió que suponía un riesgo mayor. En la Guardia Republicana está recluido el mexicano González Valencia, otro capo narco.

La directora de la cárcel, Mary González, admitió haber informado en reiteradas ocasiones a sus superiores de los riesgos que suponía la reclusión de Morabito en Jefatura.

Entre los que estaban avisados aparece la nueva directora del INR, Ana Juanche, cuando ésta era subdirectora técnica y el ex jerarca Alberto Gadea. La idea de los jerarcas era llevar al italiano al penal de libertad, pero para eso necesitaban acondicionar un espacio especial, lo que nunca sucedió.

En medio del escándalo se supo que asuntos internos había retirado el disco duro que grababa las imágenes de la cárcel un día antes de la fuga en el marco de otra investigación por disposición de Fiscalía.

Uno de los fugados fue recapturado en Salto, en tanto morabito y los otros dos siguen fugitivos.

Dejá tu comentario