EconomíaUPM | Pit-Cnt

Fernando Pereira del PIT-CNT: "UPM se podrá ocupar igual que cualquier empresa del Uruguay"

El dirigente dijo que "no habrá garantías especiales" para los inversores finlandeses.

El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, aseguró que UPM podría ser ocupada por los trabajadores como "cualquier empresa nacional".

Así lo dijo este martes en el programa "Así nos va" de Radio Carve. Fue la primera reacción del sindicalismo ante el anuncio de inversión de UPM realizado este martes a primera hora.

Apenas se conoció el anuncio de la multinacional finlandesa, el titular de la central obrera sostuvo que "no habrá garantías especiales" para los inversores.

"UPM se puede ocupar igual que cualquier empresa del Uruguay" cumpliendo las reglas de la ocupación", afirmó Pereira.

Aclaró que no es un objetivo en sí mismo, sino una herramienta sindical.

"El objetivo es tener convenios colectivos que permitan salarios adecuados, condiciones de trabajo adecuadas y sobre todo un convenio de salud y seguridad en el trabajo que permita tener una obra de esa magnitud con accidente cero", agregó.

Pereira aseguró a Subrayado que las condiciones de trabajo en UPM las negociará el sindicato de la construcción y el metalúrgico.

El PIT-CNT, que acompañó a la misión oficial de Vázquez a Finlandia en 2017, nunca se comprometió al pedido de UPM de reglamentar los conflictos, un hecho que no tiene precedentes.

Pereira señaló que "si aceptáramos una normativa laboral para las empresas del Uruguay y una diferente para UPM no estaríamos actuando bien".

Había trascendido que las negociaciones entre UPM y gobierno se retrasaron debido al reclamo de la empresa para que se reglamentara el derecho de huelga, y en especial lo relativo a la ocupación de lugares de trabajo.

En una circular a los accionistas el CEO Jussi Pessonen, escribió en mayo que debían "seguir dialogando" con el gobierno de Tabaré Vázquez sobre este punto.

La empresa pretendían un marco regulatorio para la resolución de conflictos, con el establecimiento de estadios previos a la ocupación.

Este punto nunca fue tratado al menos oficialmente fuera del ámbito de las negociaciones bipartitas.

En su momento se informó que el Ministerio de Trabajo se propone instalar una oficina en Pueblo Centenario especializada en conflictos gremiales.

El planteo de UPM no solo respondía a la preocupación por sus propios empleados, sino también al hecho de que durante los tres años de construcción en el obrador habrá decenas de empresas contratistas trabajando, a veces en simultáneo.

En el pico de la construcción se contratarán en el entorno de los seis mil trabajadores y que una vez finalizada la etapa de obra civil empieza el funcionamiento de la cadena de valor de la celulosa, que implica "varios miles de puestos de trabajo".

Según Pereira, algunos estiman en 8 mil, otros en 10 mil.

Dejá tu comentario