Internacionalesluis inácio lula da silva | Brasil | Lava Jato

Exministro de Lula lo acusa de recibir coimas por construcción de submarinos franceses

Antonio Palocci declara como arrepentido. Por entregar a su exjefe consiguió prisión domiciliaria.

El ex ministro brasileño Antonio Palocci acusó de recibir coimas a cambio de la construcción de submarinos franceses a quiera fuera su jefe, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Este pedido de soborno se dio una reunión que Lula tuvo en la visita que el entonces presidente francés, Nicolás Sarkozy, hizo a Brasil el 7 de septiembre de 2009.

Palocci declaró como arrepentido y su testimonio es clave: fue ministro de Hacienda de Lula y ministro de la Presidencia de su sucesora, Dilma Rousseff.

Actualmente tiene una condena a 12 años de prisión en uno de los procesos relacionados al Lava Jato que cumplió el domingo último cinco años de su estallido público.

Según Palocci, Lula pidió dinero para cooperar en la construcción de cinco submarinos, incluyendo uno de propulsión nuclear para el Ejército.

"Sé que (en la reunión) se trató de ilícitos y que hubo el pago de coimas en la compra de submarinos y de helicópteros. No tengo indicios de que militares o el entonces ministro de Defensa estuvieran involucrados en los negocios ilegales, pero sí del presidente Lula".

El ex ministro y ex dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) cumple la condena en su casa tras haber llegado a un acuerdo con la Fiscalía por el que se comprometió a delatar a sus cómplices en las corruptelas, entre los que citó especialmente a Lula.

El ex presidente, por su parte, está preso desde abril del año pasado en una celda de la Policía Federal de la ciudad de Curitiba, en donde cumple una condena a 12 años por corrupción y lavado de dinero también relacionada al Lava Jato. En enero pasado le fue impuesta otra condena de 12 años por los mismos delitos.

Además, Palocci volvió a lanzar acusaciones contra Lula como testigo en el proceso en que el ex presidente es investigado por tráfico de influencias por la compra de doce cazas de fabricación sueca para la Fuerza Aérea Brasileña (FAB)

Dejá tu comentario