PRÓXIMO VIVO 12:25HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER
HISTORIA DE VIDA

Era Policía, un accidente lo dejó en silla de ruedas y lo jubilaron; hoy es jefe de seguridad

Además, Damián Vidal es el primer fisicoculturista en silla de ruedas del Uruguay. "Es revolverse, intentar superarse y buscar la mejor opción para poder salir adelante", contó.    

27 de julio de 2022, 21:31hs

Damián Vidal era policía, integró la Guardia de Granaderos (hoy Guardia Metropolitana). Un día, volviendo a su casa de trabajar tuvo un accidente de tránsito por el que tuvieron que amputarle ambas piernas.

“Tuve una colisión con una moto que me desestabilizó y agarré la banquina, doblé con la moto y me cayó arriba. Si no me amputaban, yo me moría”, narra Damián. Reconoce que fue un momento difícil: “Fue como una condena que no estaba preparado para aceptarla”.

Él quiso realizar tareas administrativas en la Policía, pero lo jubilaron y allí comenzó a buscar otras opciones. Primero realizó un curso de reparación de computadoras y se dedicó a eso en su casa. Luego comenzó a trabajar en seguridad y hoy es encargado de seguridad de la empresa Securitas en Las Piedras Shopping.

Con ese cambio en su vida, pensó cómo salir adelante. “Oportunidades que se me presentaron intenté aprovecharlas todas”, afirmó. “Se me cerraron muchas puertas también, que eso desanima y es difícil. Porque imaginate que vas a un lugar, y quieres conseguir trabajo y te rechazan, no te vas a venir contento para tu casa y al otro día capaz que no tenés las mismas ganas de salir a enfrentar de vuelta esa situación”, dijo.

La vida es un constante clic para Damián. “Yo me pongo en el lugar de la otra persona. Si soy empresario y vengo a buscar trabajo y se me cruza una persona en silla de rueda digo ‘esto es una complicación’. Es lo primero que van a ver, no van a ver la virtud que tiene el trabajador, la persona”, contó.

Sobre el trato de las personas, compartió que cuando notan su seguridad, “se olvidan que estoy en la silla”.

Además, Damián practicaba fisicoculturismo antes del accidente y retomó esta actividad, donde consiguió varios reconocimientos.

“Pasaron los años, encontré un amigo que tenía un gimnasio, me invitó para competir, que acá no había competidores en silla de rueda en Uruguay, me motivó porque pensé que podía ser pionero”, relató.

Su objetivo de vida es seguir siendo el puntal de su familia y no una carga: “Vi que no era tan difícil. Hacía lo mismo pero con ruedas. Es revolverse, intentar superarse y buscar la mejor opción para poder salir adelante”.

Dejá tu comentario