En 2015 asesinaron a 7 periodistas que denunciaban corrupción en Brasil

"A lo largo de estos últimos años, Brasil es uno de los países menos seguros de la región y del mundo para trabajar como periodista social", señaló la ONU.

11 de diciembre de 2015, 19:55hs

Tres periodistas fueron asesinados en Brasil en lo que la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) calificó como un "noviembre negro".

Israel Gonçalves Silva, de 37 años y conductor de un programa radial, fue ejecutado en Lagoa de Itaenga (Pernambuco, noreste) el 10 de noviembre. Había recibido varias amenazas de muerte.

Tres días después, el bloguero independiente Italo Eduardo Diniz Barros (30) fue encontrado muerto en Governador Nunes Freire (Maranhao, noreste). El 21, otro conductor de radio y también bloguero Orislandio Timóteo de Araújo (37) fue asesinado de un tiro en Buriticupu (también en Maranhao).

RSF destacó que los tres "opinaban sobre la vida política de su ciudad y denunciaban regularmente la corrupción de políticos locales".

Las policías de esas ciudades investigan cada uno de los casos.

RSF "solicita a las autoridades locales y al gobierno brasileño a que esclarezcan las circunstancias por detrás de estos actos de una cobardía incalificable", dijo Emmanuel Colombié, jefe del departamento América Latina de RSF, citado en un comunicado.

Estas tres muertes se suman a otras cuatro en 2015, una de ellas, la de Evany José Metzker, decapitado el 18 de mayo en una zona rural del estado de Minas Gerais (sureste), donde hacía reportajes de investigación.

Brasil ocupa la posición 99 en el ranking de 180 países sobre libertad de prensa de 2015 elaborado por RSF.

NACIONES UNIDAS EXIGE PROTECCIÓN A PERIODISTAS. Brasil ha sido uno de los países "menos seguros" para los periodistas en los últimos años, deploró la ONU este domingo y exigió que mejore la protección de los profesionales de los medios tras la muerte de dos de ellos en noviembre.

La oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU en América del Sur (ACNUDH) denunció en un comunicado la muerte de los periodistas Israel Gonçalves Silva e Ítalo Eduardo Diniz Barros, muertos por disparos el 10 y 13 de noviembre respectivamente en los Estados de Pernambuco y Maranhao (noreste) en represalia a su trabajo.

"A lo largo de estos últimos años, Brasil es uno de los países menos seguros de la región y del mundo para trabajar como periodista social", señaló la ONU.

"Pedimos a las autoridades que investiguen sus muertes y que castiguen a los responsables, para que estos crímenes no permanezcan impunes", declaró el representante de la ACNUDH Amerigo Incalcaterra, citado en el comunicado.

"La violencia y la intimidación forman parte de la vida cotidiana de muchos periodistas sociales en Brasil a raíz de su trabajo", subrayó Incalcaterra y exhortó a las autoridades a "protegerlos".

Incalcaterra pidió además que se cree en Brasil un "observatorio de la violencia contra los periodistas" y aseguró que "la ACNUDH está dispuesta a colaborar" con las autoridades brasileñas.

Desde 2011, 17 periodistas fueron matados en Brasil, seis de ellos en 2015. El país está en el undécimo lugar en la clasificación establecida por el brasileño Comité de Protección de Periodistas (CPJ) sobre impunidad de responsables de las muertes de periodistas.

Dejá tu comentario