Deportes JJOO Río 2016

El reinado de Caster Semenya: la intersexualidad ¿una ventaja deportiva?

La atleta sudafricana brilla en los 800 m y va por la medalla de oro este sábado. Lo hará bajo cuestionamientos por su exceso de testosterona

La sudafricana Caster Semenya, que terminó primera en la semifinal de los 800m, con un tiempo de 1:58.15, es la gran favorita a quedarse con el oro en la final que se disputará el sábado.

Tiene chances de de batir el récord mundial de 1:53.28 minutos, en poder de la checa Jarmila Katrochvilova desde 1983.

A los 25 años, ella es incuestionable como atleta. Pero es fruto de controversias por el hiperandrogenismo, una condición que pone en tela de juicio sus récords.

Arrastra una controversia de más de seis años. Una polémica que ha pasado por distintas etapas y que, aún y a pesar de las recientes medidas impuestas por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), no tiene una resolución definitiva y promete más capítulos.

Todo comenzó tras el Mundial de Berlín de 2009 donde, con solo 18 años, se impuso en los 800 metros llanos y ganó el oro sin ninguna dificultad. Esta carrera la llevó a la popularidad, pero la puso en el ojo de la tormenta.

Su aspecto masculino, su musculatura, su físico y su predominio ante el resto de las atletas hicieron poner en duda su condición de mujer.

La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) le pidió que se sometiera a una gran cantidad de análisis y pruebas (muchas de ellas, humillantes) para determinar su sexo.

El resultado de estos estudios, aunque no fueron revelados oficialmente, determinaron una condición biológica ‘intersexual’ o de ‘hiperandrogenismo’, lo que significa que produce más andrógenos -en su mayoría testosterona- que los que produce el sexo femenino. Esta condición multiplicaba su potencia muscular y, desde la IAAF, entendieron que mejoraba su rendimiento y le daba ventaja sobre sus rivales.

La IAAF estableció la llamada “norma de hiperandrogenismo”, basada en la ‘excesiva producción de testosterona’ como criterio para determinar el género de un atleta y decidir quiénes pueden competir en la categoría femenina y quiénes no. Una alta producción de hormonas era considerada “ventaja deportiva”, y solo podrían competir si se sometían a un tratamiento antiandrógenos.

 

View post on imgur.com

Dejá tu comentario