Internacionales

El presidente de Filipinas, conocido como "El Castigador", insultó a Obama

En rueda de prensa dijo que "hace tiempo que dejamos de ser colonia", y que no discutirá con Obama su política de derechos humanos.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, firmó este lunes un decreto proclamando el "estado de emergencia nacional por la violencia anárquica" tras el atentado del viernes que causó 14 muertos y 67 heridos.

El mandatario rubricó el documento poco antes de partir a la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático en Laos.

Con esta medida, Duterte ordena a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional a "reprimir todas las formas de violencia anárquica" y a "prevenir su propagación e intensificación.

Duterte aseguró en la misma conferencia de prensa que "morirán muchos más" en la campaña contra las drogas que lanzó tras ser investido el pasado 30 de junio.

A pesar de que su campaña antidrogas ha contado con el apoyo popular, grupos de activistas han mostrado su preocupación por la situación, pues en los menos de dos meses Duterte apoyó que las fuerzas de seguridad hayan matado a 2.000 personas, sospechosas de ser delincuentes, especialmente narcotraficantes y adictos.

A Rodrigo Duterte se le conoce como El ‘Castigador’. Fue alcalde de Davao, durante 22 años en distintos periodos, y promotor de las ejecuciones extrajudiciales de delincuentes.

El presidente Filipino rechazó las posibles críticas de Obama a su guerra contra las drogas y aseguró que no discutirá el tema de derechos humanos: "Yo soy presidente de un estado soberano y hace mucho tiempo que dejamos de ser colonia. Yo no tengo ningún dueño a excepción del pueblo Filipino, nadie, pero nadie. Debe ser respetuoso. Y no sólo lanzar preguntas y comunicados. Hijo de puta, te voy a maldecir frente a todo el mundo".

A raíz de estas declaraciones y el tono de la rueda de prensa de Duterte, el presidente Barack Obama puso en duda si finalmente se reunirá en Laos con su homólogo filipino, pidiéndole a su equipo que analice si es el momento de mantener "conversaciones constructivas".

Dejá tu comentario