Deportes

El Loco no la picó en un penal y su equipo perdió en semifinales

Abreu fue el encargado de tirar el último penal del partido. El golero se la atajó y el delantero pasó de ídolo a villano en segundos.

 

Fluminense derrotó 4-3 a Botafogo por penales, luego de terminar el partido con un empate uno a uno, y disputará la final de la Copa Guanabara de fútbol, el próximo domingo.

El primero, de Botafogo, fue anotado por Elkeson, al recibir un pase del Loco Abreu, quien poco después sería uno de los culpables de la derrota de su equipo.

Fluminense, con gol de Leandro Euzebio, empató a los 34 minutos.

El "loco" Abreu, ídolo del Botafogo tuvo la responsabilidad de patear el último penal decisivo. El golero de Fluminense le atajó el disparo. En esta oportunidad el "loco" no la picó y tuvo sus consecuencias.

 

Dejá tu comentario