Nacional

Dos menores y un mayor procesados por crimen de La Pasiva

El delito imputado es el de homicidio especialmente agravado. Uno como autor y los otros dos como co-autores. El mayor procesado es quien actuó como campana.

 

El juez Hugo Morales dispuso que se inicia procedimiento infraccional a dos de los menores involucrados en el crimen de Gastón Hernández en La Pasiva el sábado pasado. El autor confeso del disparo fue imputado como autor de delito de homicidio especialmente agravado y otro de los adolescentes como co autor.

La pena máxima para el caso de un menor es de cinco años de internación.

El fiscal Gustavo Zubía pidió además que se inicie procedimiento infraccional a otro de los menores por el delito de encubrimiento, pero el juez decidió dejarlo libre, al igual que a un cuarto adolescente que estaba declarando por el caso. 

Por su parte, el juez Alejandro Guido procesó al mayor, de 19 años, que actuó como campana, por un delito de homicidio especialmente agravado en calidad de co-autor. La pena para este delito, si es cometido por un adulto, es de entre 15 y 30 años de prisión.

Mientras, según informó a Subrayado la fiscal Adriana Costa, quedó en libertad la joven de 18 años, novia del mayor procesado.

La otra mujer involucrada, que fue detenida este miércoles, mantiene situación y volverá a declarar ante la Justicia este jueves. Costa no agregó detalles, ya que el caso está en etapa de presumario, pero según supo Subrayado, esta viuda, de 36 años, ex empleada de La Pasiva y madre de cuatro hijos, es investigada por ser la presunta "entregadora" de la rapiña.

ASOMBRO POR CINISMO DEL JOVEN QUE DISPARÓ. Según dijo a Subrayado Juan José Ayala, abogado de la novia del joven de 19 años que hizo de campana para la rapiña, le impresionó la soberbia con la que se enfrenta a juez y fiscal el menor que confesó el crimen del trabajador de La Pasiva. Dijo que sin dudas el joven debe tener algún problema psiquiátrico o al menos de relacionamiento, ya que no exhibe ningún arrepentimiento o sentimiento de culpa por lo que hizo. Por el contrario, se muestra desafiante y cínico, aseguró.

Otras fuentes del caso consultadas por Subrayado señalaron que los adolescentes delincuentes mostraron una total y absoluta falta de respeto por la vida en su declaración de este martes ante el juez, cuando asumieron la responsabilidad de la rapiña. "Hay que tirar para que te respeten, si no, no te dan bola", fue la frase del menor que disparó a Gastón Hernández.

En la órbita judicial causó consternación esta actitud y el comentario general fue que cambiaron los códigos de la delincuencia."Primero disparan, matan y después ven si hay dinero para rapiñar". Así lo resumió un operador judicial consultado por Subrayado.

Dejá tu comentario