Divulgan audio que compromete a Dilma Rousseff y Lula

Presidencia de Brasil anunció que iniciará acciones legales contra el magistrado que divulgó la conversación telefónica.

La prensa de Brasil divulgó este miércoles de noche el audio de una conversación telefónica entre la presidenta Dilma Rousseff y el ex mandatario Lula Da Silva.

En esa conversación Dilma le dice a Lula que le envió el documento que lo nombra como ministro (jefe de gabinete) “para usar solo en caso de necesidad”.

Según el periódico Folha de Sao Paulo, los investigadores creen que Dilma le envía ese documento para que Lula lo firme de inmediato en caso de que la Justicia ordene su detención.

Siendo ministro, Lula tendría los fueros necesarios que impedirían su detención.

En efecto, este miércoles se conoció que Lula fue nombrado jefe de gabinete del gobierno de Dilma.

Horas después se divulgó el audio de la conversación entre la presidente y su mentor, que está en poder del juez Sergio Moro, que investiga todos los casos de corrupción alrededor de la petrolera estatal Petrobras, y en el que está involucrado Lula como indagado.

El teléfono intervenido por orden judicial es el de un allegado a Lula. Una secretaria de la presidenta llama a ese teléfono, pide con Lula, se lo pasan y lo comunica con Dilma.

LA REACCIÓN DE LA PRESIDENCIA. La grabación fue divulgada por el juez federal Sergio Moro, a cargo de la investigación sobre el expresidente (2003-2010).

La Presidencia anunció en un comunicado que adoptará "todas las medidas judiciales y administrativas pertinentes para reparar una flagrante violación de la ley y la Constitución" por parte del magistrado "autor de la filtración".

Aseguró además que la conversación remitía a una consulta sobre la necesidad de hacerle llegar a Lula el documento de su nombramiento, para que lo firme, dado que no estaba seguro de poder asistir a la ceremonia prevista para el jueves.

Previamente, el gobierno había indicado que Lula solo entraría en funciones el martes de la semana próxima.

La difusión de la charla provocó una reacción airada de diputados opositores, que pedían la "renuncia" de Rousseff, confrontada a un juicio de destitución en el Congreso por presunto maquillaje de las cuentas públicas.

Miles de personas se congregaron espontáneamente frente a la sede de la Presidencia en Brasilia, para fustigar a Rousseff y expresar su apoyo al juez Moro.

El diálogo es el siguiente:

Dilma: Hola

Lula: Hola

Dilma: Lula, dejame decirte una cosa.

Lula: Habla querida.

Dilma: Te estoy enviando a “Bessias” con un papel para que lo tengas y lo uses solamente en caso de necesidad, es el acta de toma de posesión, Ok?

Lula: Está bien. Estoy aquí, esperando.

Dilma: Ok.

Lula: Está bien.

Dilma: Chau.

Lula: Chau, querida.

Dejá tu comentario