Internacionales Japón | Asesinato | magnate

Detenida por asesinato la viuda del japonés que se jactaba de haber tenido 4.000 amantes

Kosuke Nozaki murió en 2018. Mucho después se supo que sufrió un envenenamiento. Su fortuna estaba calculada en 12 millones de dólares

Tenía 77 años y había escrito una autobiografía en la que revelaba sus éxitos en los negocios pero sobre todo su largo recorrido en el mundo amoroso: tuvo más de 4.000 amantes, según dijo.

Su fortuna estaba valuada en 12 millones de dólares.

El libro, publicado en 2016, se llama Don Juan de Kishu, refiriéndose a la región de Japón en la que vivía. Fue un éxito de ventas y un aviso para todo tipo de cazafortunas.

libro.jpg
La autobiografía del play boy

La autobiografía del play boy

En la obra, el millonario de 77 años se ufanaba de haber gastado 27.5 millones de dólares en salir con jóvenes y hermosas mujeres.

"La razón por la que ganó dinero es para salir con mujeres atractivas", escribió.

"No me interesan los autos ni tampoco las casas. En cambio, tengo un deseo sin límites de mantener relaciones sexuales con bellas mujeres", confesó.

En el libro daba consejos para seducir en distintos ambientes y a distinto tipo de mujeres, desde estudiantes universitarias a azafatas en pleno vuelo.

Esta afición por ser un seductor serial impactó en su destino. En 2018 murió de manera repentina poco después de la boda. En principio se consideró como muerte natural.

Su esposa, hoy de 25 años de edad, fue a prisión en las últimas horas al reconocer que lo envenenó.

La pareja se había conocido poco antes de casarse en el aeropuerto Haneda, en Tokio. Nozaki contaba con humor que "tropezaron" por casualidad.. Ella se presentó como modelo y desde entonces no se separaron jamás.

Durante décadas, Nozaki se mantuvo soltero y disponible para sus aventuras. Pero en 2018 se casó con Saki Sudo. Creía haber encontrado el amor definitivo.

Tras la muerte, la Policía sospechó de inmediato de Sudo En el cadáver se encontró una mezcla de estimulantes que nunca fue divulgado.

En vida, la víctima siempre había negado ser usuario de drogas.

Durante un largo tiempo el caso se mantuvo frío y sin avances.

Pero la investigación derivó en nuevos movimientos y la Policía confiscó la computadora de la joven viuda.

Ya en un interrogatorio, la viuda admitió haber hecho búsquedas en internet relacionadas con formas de envenenamiento poco rastreables. para los forenses.

La muerte de Nozaki causó conmoción. Era un personaje popular en Japón, un admirado self-made man que dirigía negocios inmobiliarios, una empresa de licores, además de una financiera de préstamos personales. cada tanto salía en los medios contando su historia.

galan.jpg

Nozaki se enorgullecía de sus orígenes humildes: hizo su fortuna a partir de la nada, vendiendo desde chatarra hasta preservativos.

No era un magnate para los estándares japoneses, pero estaba satisfecho con la vida que había llevado hasta entonces.

Un tiempo antes de la tragedia, Nozaki escribió para la web Gendai Business y se declaró "seguro de ser feliz" al haberse casado con Sudo. Fiinalmente el viejo galán había sentado cabeza.

Más de una vez, Nozaki desestimó las advertencias de que la joven viuda estaba con él por su dinero.

Ya en 2016, había tenido un desengaño amoroso por el estilo. Había denunciado a una mujer de 27 años que le robó 60 millones de yenes en efectivo y se quedó con algunos de sus bienes.

Sudo fue más lejos, en todo. Y tuvo que compartir su fortuna. Las leyes en Japón le dan a las esposas, de hecho, la mitad de lo que haya dejado el difunto.

En su testamento, anterior al matrimonio, el empresario ordenó donar su dinero a la ciudad de Tanabe en la prefectura de Wakayama, donde había vivido.

Hasta el pronunciamiento judicial en contra de Sudo, la ciudad había estado en conversaciones ella para dividir el dinero, informó el Sankei Shimbun.

Dejá tu comentario