Deportes

Derechos de imagen en fútbol "no existían" en primer contrato AUF-Tenfield

En 1998, la Asociación Uruguaya de Fútbol no entendía el marketing deportivo como una prioridad. Las cosas cambiaron mucho casi 20 años después

El fuerte enfrentamiento entre los jugadores de la selección, AUF  y la empresa Tenfield por la cesión de los derechos de imagen ha alcanzado su máxima tensión en las últimas horas.

Las partes han emitido comunicados públicos defendiendo su posición. El  conflicto se generó a partir de la eventual renovación del contrato entre AUF y Tenfield. El mismo se vence en diciembre y existe un compromiso para renovar hasta 2023.

Incluye la provisión de indumentaria deportiva y tecnología de entrenamiento. Pero el capítulo más polémico es el derecho de imagen de los jugadores asociados a las camisetas de la selección, un negocio importante que los jugadores entienden que no tiene una justa distribución.

Los jugadores y sus asesores consideran que la cláusula de igualamiento de oferta para Tenfield no fue hecha en tiempo y forma. Incluso se entiende que es abusiva.

EL CASO FULL PLAY

Este beneficio fue renovado año a año desde que la empresa y AUF firmaron su primer contrato en 1998. Por entonces, el marketing deportivo no estaba tan desarrollado como hoy. La cesión de los derechos de imagen no era un tema que estaba en la agenda de los clubes y los futbolistas, al menos en esta región del mundo.

Pero en los últimos años se convirtió en un asunto muy importante desde el punto de vista financiero. Desde entonces las relaciones entre Tenfield y AUF se tensaron incluso antes de este capítulo, especialmente por la trasmisión de eventos en los que participa la selección.

En 2014, AUF consiguió ganar en tribunales la división de los derechos de trasmisión deportiva en el ámbito nacional e internacional. Tenfield litió contra el otorgamiento de los derechos de TV para campeonatos internacionales a Full Play, una empresa internacional que tiene detrás a varios de los grandes jugadores del negocio multimediático como la cadena Fox Sports.

Full Play consiguió el negocio con todas las federaciones de sudámerica a un costo alto: generó una de las investigaciones por corrupción más grandes de la historia del fútbol.

Algunos de los dirigentes de las asociaciones terminaron presos. Incluso tocó directamente a dirigentes de FIFA como el uruguayo Eugenio Figueredo, quien reconoció haber recibido coimas.

Figueredo logró la extradición de Suiza a Uruguay, pese a que Estados Unidos estaba detrás de la requisitoria.

Aquí, Figueredo intentó involucrar en las coimas a quien era el presidente de AUF en ese momento, Sebastián Bauzá.

Para muchos, fue una "vendetta" del grupo Tenfield contra Bauzá por deshacer el contrato en 2014 y entregar la trasmisión de los eventos internacionales a Full Play, actualmente con las cuentas congeladas por el caso de corrupción.

Bauzá negó una y otra vez haber recibido coimas, como dijo Figueredo. 

PUMA, NIKE, LI-NING

La situación entre AUF y el grupo Tenfield vuelve a ponerse tensa, ya con Bauzá fuera del mundo del fútbol desde hace tiempo.

Esta vez es por la presentación de una oferta de Nike por parte de un colectivo de exjugadores y actuales jugadores de la selección.

Nike ya había conseguido quedarse con el contrato que tenia Puma con la selección chilena. 

Para hacer este tipo de ofertas se tiene cuenta el éxito que pueda tener el seleccionado en cuestión, pero también la población del país porque allí está la clave: el mercado y el punto de venta.

En el caso de Uruguay, de apenas 3.4 millones de habitantes, la oferta millonaria de Nike significaba un desahogo para la AUF que incluso tiene salarios atrasados con el cuerpo técnico de la Celeste.

Lo de Nike obligó a Tenfield a multiplicar por seis la oferta económica que venía desarrollando.

La cláusula de igualación obligó a comprometerse a pagar 24.5 millones de dolares en un contrato a cinco años. 

Antes de que eso ocurriera Tenfield había ofrecido menos de 4 millones de dólares y la renovación del contrato por menor plazo.

La oferta de Nike planteó además un escenario más ventajoso para negociar sobre los derechos de imagen.

Para el grupo liderado por Diego Godín y Diego Lugano la oferta de Tenfield no es similar y que perjudicará no sólo a  los titulares de los derechos de imagen, sino también a los clubes y a la Mutual, también beneficiarios de ese dinero.

Además consideran que una cosa es negociar con la marca y otra -como es este caso- negociar con la empresa de Francisco Casal que es un intermediario. De hecho la alianza Puma-Tenfield debió ser renegociada.

Cuando todavía no había un anuncio oficial por parte de la empresa, la prensa deportiva informó que Tenfield estaba considerando otras marcas, como la china Li-Ning.

 

Los jugadores piensan que el grupo Casal pretende perpetuar un modelo económico que empobrece a las instituciones y las deja vulnerables frente a las decisiones que se deben tomar a nivel federativo.

Pero las cosas no son tan sencillas.  Federico Perroni, experto en derecho deportivo, dijo que la cesión de derechos de imagen no puede ser negociada en conjunto, es un tema individual de cada deportista.

La dinámica de las convocatorias a la selección -que pueden ser cambiantes, dependen del entrenador- no permite negociar en conjunto. Desde el punto de vista jurídico es difícil que se pueda llevar una demanda en bloque.

Sin embargo, la Mutual de Futbolistas Profesionales emitió un comunicado en el que asegura que los jugadores de la selección nacional tiene “derecho real y legítimo a gestionar sus derechos de imagen en la forma que ellos consideren conveniente”.

LA COMISIÓN DE LOS ABOGADOS

Como es lógico, Tenfield sigue defendiendo su posición a través de su señal televisiva.

Este sábado, tras el partido entre Sud América y Peñarol, uno de los movileros de la trasmisión entrevistó al presidente de Peñarol Juan Pedro Damiani.

Allí le pregunto por los temas de seguridad que tanto preocupan al club, pero sobre el final le deslizó una pregunta interesante.

El periodista le comentó que en el programa "Sin límite" de la señal VTV había salido a luz la información de que los abogados que asesoran a los futbolistas estaban reclamando a la AUF sus honorarios -presuntamente un porcentaje del negocio- por haber conseguido mediante la oferta de Nike que Tenfield acudiera a la cláusula de igualación.

Damiani -que ha sido un confeso "socio estratégico" de Tenfield en este y otros asuntos, como el Estadio de Peñarol- respondió en forma categórica.

 

Dejá tu comentario