Política Daniel Martínez | Frente Amplio

Daniel Martínez: "El gobierno y el presidente no se están haciendo cargo de los problemas"

El excandidato presidencial del Frente Amplio reconoció que no debió haberse presentado a la elección municipal y criticó la salida de Michelini del FA

En entrevista con La Diaria, Daniel Martínez nunca dejó de hacer política desde que perdió las elecciones nacionales y luego no pudo ser reelegido como intendente.

"Nunca dejé de militar ni de actuar en política. He seguido: agarro la chiva y me voy a los barrios. Esta etapa sobre todo es de hablar con la gente. Hay que aprender de experiencias y de errores tanto en Uruguay como el mundo. Lo importante también es entender qué pasó en ese diálogo, ver qué opina el ciudadano y militante común. Me he dedicado a eso y a contribuir en la lucha solidaria que hoy tanto se necesita, porque es angustiante lo que se está viviendo en los barrios. Yo entendí en un momento que la cosa estaba... que había demasiado ruido"

El mundo que toca transitar, en particular el de la política, no es el que él sueña, dice.

"En Uruguay, no a nivel general, pero sí en determinados niveles, con todo esto de profundizar el enfrentamiento y partir a la sociedad, que fue una estrategia planificada y bien lograda, se ha generado una dosis de odio que se ve en las redes y que a mí me preocupa, porque no tiene nada que ver con la sociedad que yo sueño. El 95% de lo que se dice es mentira, y muchas veces todo es a partir de demonizar al que piensa diferente o al que no hace lo que me gusta, al que está del otro lado. Hay quien lo hace porque tal vez encuentra por ese camino una descarga a problemas personales y utiliza la violencia en las redes, y hay quienes lo hacen más orquestada y planificadamente"

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

Ahora que pasó un tiempo alejado de los medios, Martinez admite que tras perder las elecciones nacionales debió haber hecho un paréntesis y no integrar la grilla de candidatos a la Intendencia de Montevideo.

“Tal vez no fue acertado presentarme a la elección departamental; la situación me llevó a eso”, dijo a La Diaria.

"... Yo había decidido que no, después la situación me llevó a que sí. Para mí lo importante es que contribuí al triunfo del FA. Ese es el balance que saco".

Para el dirigente socialista, "hay que hacer borrón y cuenta nueva y buscar gente".

"Hoy por hoy los sectores y las personalidades influyen mucho en el FA. Construir un liderazgo, tal como venía la mano, era más que difícil. Aparte, tampoco tenía una organización política atrás mío".

Según él, no tuvo tiempo de cimentar su liderazgo más allá de la buena opinión pública a su favor. Hay que recordar que el Partido Socialista no lo apoyó y se inclinó por Carolina Cosse.

"Alguna encuesta me dio que los frenteamplistas enojados conmigo eran menos de 5%. El 95% es “vamo’ arriba” y es lo que siento en la calle normalmente, pero el tema es que tenés que construir liderazgo sobre el cogollo militante. Después con la gente también, pero si no tenés el apoyo de ninguna estructura o por lo menos de las que mueven la aguja, está bravo. Llegará el tiempo de analizarlo, y habrá un porcentaje de incidencia de la derrota del factor del candidato, del factor del FA, del factor del gobierno, sin dudas".

"LO MEDIÁTICO TAPA LAS COSAS IMPORTANTES"

Además, Martínez evaluó la pandemia y sus actuales números en rojo: "Yo creo que hay dos factores. Uno que en parte es natural, que es que la gente ante la inseguridad necesita confiar y se reafirma en quien dirige el proceso. El otro es que tienen un manejo muy dirigido y estudiado para generar hechos que a veces hacen que lo central y los problemas pasen a segundo lugar: con pequeñas cosas de gran impacto mediático terminan tapando las cosas importantes. Yo creo que en el fondo eso no tapa la realidad, y veremos qué pasa cuando empiece a bajar el nivel de ruido. Lo que va a quedar es desocupación, aumento de la indigencia y de la pobreza, regresión en la distribución de la riqueza, un montón de problemas".

Para el exintendente, "lo cierto es que también el gobierno y el presidente no se están haciendo cargo de los problemas que existen".

"Yo creo en la libertad responsable, pero no alcanza. Aparte, ha habido señales que son contradictorias. En un momento las señales que se dieron fueron de “vamo’ arriba” pero con cuidados, y hubo un montón de reuniones públicas o del gobierno que hicieron que se alivianaran los controles. Ahora bien, ¿el problema es la gente? La responsabilidad la tiene quien manda, no hay vuelta que darle, la tiene el gobierno", agregó.

SI UN COMPAÑERO DE EQUIVOCA

El dirigente socialista criticó la forma en que se procesó la salida de Rafael Michelini de la secretaría política del Frente Ampkio.

"Estamos en una lógica que no termino de entender", dijo Martínez. "Yo si un compañero se equivoca prefiero llamarlo y decirle: “Metiste la pata, no estoy de acuerdo contigo”. Hay que recuperar eso dentro de la propia izquierda".

Y agregó: "Uno ve dentro del Frente Amplio [FA] cómo en los últimos diez o 15 años ha habido una radicalización en cuanto a que hay sectores o grupos de gente que creen tener la verdad iluminada y que todos los que no están dentro de ese grupo son demonios. Uno lee cosas y dice: “Pah, aquello de la fraternidad entre compañeros dónde quedó”. Lo que pasó con [Rafael] Michelini ahora, que se habrá equivocado pero, yo le creo que no quiso decir eso. Es un compañero que conozco".

Además, analizó qué pasa dentro del universo de votantes del Frente Amplio.

"Parte de eso -explicó- también es entender qué pasó, por qué empezamos la última campaña después de 15 años de gobiernos exitosos en los números, con una porción tan importante de la sociedad enojada y hasta algunos indignados con nosotros. Es una pregunta para hacerse, y algo para analizar. Mucha gente de la que nos votaba te decía: “Lo que pasa es que el FA se volvió soberbio, no escucha a la gente”, y se impregnó esa idea. Hay que entender por qué perdimos esa vinculación con una parte de la sociedad uruguaya. Hay otra con la que lo mantenemos [el vínculo]: veo que 25% de los uruguayos son cada vez más frenteamplistas. Y hay muchos otros, que fueron beneficiados por 15 años de crecimiento, estabilidad, profundidad democrática por el avance de la agenda de derechos, que están y siguen enojados".

Dejá tu comentario