Economía Empalme Olmos | Fondes

Cooperativa de cerámica de Empalme Olmos se reactiva por iniciativa de un empresario privado

Andres Guichón invirtió US$ 1.5 millones en el predio como inversión inmobiliaria. Pero terminó asociándose con los trabajadores de la firma

La cooperativa de trabajadores del Parque Industrial Olmos tendrá una nueva oportunidad a casi un año de su cierre.

El predio de la fábrica se adjudicó al empresario floridense Andrés Guichón, quien intentará reflotar el lugar a partir de un proyecto de parque industrial.

Pagó 1,5 millones de dólares por el lugar que hasta ahora era patrimonio de la firma postal Tiempost.

Guichón explicó que lo que empezó como una inversión inmobiliaria se fue transformando "en algo más grande" en conversaciones con los cooperativistas.

Una empresa suya se encargará de distribuir y vender la producción de la cooperativa.

Más allá de eso, Guichón tiene la idea de montar allí el parque industrial más grande de Uruguay.

Se trata de un terreno de 180 hectáreas y 90.000 metros construidos, de los cuales el 60% están en situación de ser ocupados.

El emprendedor subrayó que a pocos meses de la adjudicación, y a diez días de la escrituración de la propiedad, ya hay gran parte del predio comprometido a empresas que llegarán a la zona a dar trabajo.

Se citó en la instancia de presentación a la fábrica de pinturas Belco, entre otras. También habrá una metalúrgica, un servicio de elevadores, un depósito de bebidas, una fábrica de pallets, un comedor y un minimercado.

Inefop espera tener allí un centro de capacitación y dijo Guichón que hay lugar para construir un hotel.

Líber Alpuin, trabajador de la cooperativa, 35 años en el rubro cerámico, explicó que el plan es reactivar la línea de vajilla y sanitaria. "Vamos a ir de de menos a más", señaló.

También dijo que sumarán más empleados a los 80 que ya se desempeñaban en la cooperativa. La idea es completar la cadena de producción.

La presentación del proyecto se realizó en la propia planta y se llenó de público. mayormente de la región situada en el entorno de la ruta 8.

Desde 2013, la Cooperativa de Trabajadores Cerámicos Empalme Olmos (CTC) venía llevando a cabo un proyecto autogestionado, de los muchos promovidos por la administración Mujica a través del Fondes.

Ese organismo prestó 13 millones de dólares a la cooperativa, según informa El Observador.

Fue el sucedáneo de Metzen & Sena, la compañía que había cerrado sus puertas en 2009. Esta empresa llegó a tener 600 empleados.

En ambos casos los vaivenes del mercado internacional y los costos de producción por la capacidad de expansión empresarial.

El dirigente de CTC, Jorge González, destacó la presencia permanente del ministro de Trabajo, Ernesto Murro, que apoyó el emprendimiento aún en sus momentos más bajos.

"Vaya que cometimos errores, pero se aprende en el camino", dijo González. "Y le voy a agradecer especialmente a nuestro ministro de Trabajo, que nunca se planteó una duda con nosotros".

Junto a Murro se encontraba el empresario Guichón, quien señaló: "Olmos es una marca con mucho renombre. Está en nosotros dar un buen servicio, tener stock disponible y entregar en tiempo y forma a los clientes".

La cooperativa volverá a funcionar con dinero del Fondes e ingresos por mercaderías que continuaban en stock luego del cierre y fueron vendidas.

La empresa de distribución, con Guichón al mando, ya absorbió algunos trabajadores de la cooperativa.

La primera producción estará pronta en unos 40 días, reveló el empresario.

Dejá tu comentario