ALERTAN POR EFECTOS SECUNDARIOS

Consumo de estimulantes en jóvenes: advierten riesgos por ingesta excesiva y si se mezcla con alcohol

Especialista alerta por efectos secundarios: aumento de presión arterial, frecuencia cardíaca e insomnio. Preocupa aumento de consumo de suplementos nutricionales.

Las bebidas mal llamadas energizantes están dirigidas principalmente a adultos jóvenes y se reconoce su uso como estimulantes, aunque los adolescentes también son blanco de su publicidad.

Según la novena encuesta nacional sobre consumo de drogas en estudiantes de enseñanza media, el consumo de bebidas estimulantes es el que más ha crecido entre sus pares.

Se trata de bebidas gasificadas, sin alcohol, que poseen ingredientes que asocian aminoácidos con cafeína, taurina e hidratos de carbono. Algunas también asocian extractos vegetales como el ginseng y la guaraná, más conservantes, saborizantes y colorantes.

Santiago Beret del Comité de Educación de la Organización Nacional Antidopaje advirtió de los riesgos por los efectos estimulantes de sus componentes, como la cafeína, que genera una especie de dosis-respuesta. La dosis de 3 a 6 mg por kilo ya genera efectos. El consumo mayor a 9 mg por kilo representa un riesgo para el sistema cardiovascular, acelerando el metabolismo.

Según la Organización Mundial de la Salud, la dosis máxima recomendada de cafeína, el principal componente de las bebidas estimulantes, para adultos es de 400 mg diarios y para adolescentes es de 120 mg. Una lata de estimulante, dependiendo de la marca, ronda los 85 mg. Eso significa que con una lata y cuarto se alcanza la dosis diaria máxima de cafeína recomendada por la OMS.

En cuanto al contenido de azúcar, las bebidas estimulantes tienen alrededor de 54 gramos por lata. La recomendación de la OMS para adolescentes es de 25 gramos al día.

Muchos, la consumen pensando que es una bebida que los rehidrata, les repone energía y les da un mejor rendimiento físico. Justamente, el efecto es el opuesto, afirmó Beret. Una bebida estimulante lo que hace es acelerar el metabolismo, la diuresis (producción de orina) y tiene un efecto deshidratador.

“Eso, combinado con la práctica del deporte, donde una persona puede perder agua corporal por la sudoración, con el estímulo del estrés del ejercicio y en personas que puedan tener factores de riesgo, que quizás no conozcan, puede desencadenar una arritmia”, alertó.

Otros, usan estas bebidas para contrarrestar los efectos del alcohol. Beret indicó que el alcohol es una sustancia que genera depresión del sistema nervioso y los estimulantes se usan para contrarrestarlo, evitando la depresión y el sueño.

La combinación de estimulantes con alcohol hace que se aumente la capacidad del consumo y genera un efecto potenciador en la deshidratación.

Estudios internacionales señalan que en Estados Unidos la prevalencia en el consumo de bebidas estimulantes es del 30%, mientras que en Uruguay se estima que la mitad de los jóvenes entre 13 y 17 años, las consumen.

SUPLEMENTOS

Precisamente, el consumo de suplementos nutricionales en el deporte es otra de las preocupaciones en la Organización Nacional Antidopaje. En los deportistas de alto rendimiento, el 90% consume suplementos y un 70% consume un promedio de cuatro suplementos simultáneamente.

El integrante del Comité de Educación de la Organización Nacional Antidopaje sostuvo que los suplementos nutricionales pueden tener contaminación con sustancias que no están en las etiquetas, que pueden generar efectos no buscados para la salud de los deportistas. Beret recomendó buscar asesoramiento.

A nivel amateur, el consumo de estos complementos también ha aumentado. Su venta en locales autorizados está aprobada por el Ministerio de Salud Pública.

ADOLESCENTES ESTIMULANTES

Temas de la nota

Dejá tu comentario