PÉRDIDAS POR USD 6 MILLONES

Condenaron a un hombre por vender insumos odontológicos de contrabando e investigan a más de 250 profesionales

El imputado traía la mercadería desde Brasil y la comercializaba en Montevideo y otros puntos del país. Hace más de 30 años que realizaba la maniobra.

13 de octubre de 2022, 19:36hs

Un uruguayo de 63 años fue condenado por maniobras de contrabando de insumos odontológicos ingresados ilegalmente al país. Hay más de 250 odontólogos identificados como eventuales clientes del hombre que fue detenido en mayo en Santana do Livramento, Brasil.

Hace más de 30 años que el imputado viajaba a Montevideo con insumos odontológicos para comercializar en la capital. Tenía contactos en la Facultad de Odontología, a donde comenzó a concurrir como valijero.

“Era un ciudadano de Rivera que vio el negocio y empezó a traer mercaderías y venderlas aquí en Montevideo”, dijo a Subrayado Pascual Quagliata, abogado de la Cámara Dental del Uruguay, que presentó la denuncia penal del caso.

La comunicación con los odontólogos era vía Whatsapp. El hombre publicaba en su perfil las ofertas en reales y a partir de ahí los profesionales se comunicaban con él. “Le compraban la mercadería a total conciencia de que era de contrabando”, afirmó Quagliata.

Unos 11 odontólogos declararon en la investigación en calidad de testigos, quienes dieron detalles de cómo se realizaba la maniobra. En su defensa, argumentaron que no sabían que era contrabando, y otros dijeron que como otros profesionales le compraban, ellos también.

La Cámara Dental del Uruguay denunció el caso preocupada por la introducción de mercadería al país que no está en condiciones regulares para ser comercializada, insumos como implantes y anestesia, que necesitan cuidados especiales de traslado y almacenamiento.

“Sabemos que las anestesias, por ejemplo, viajaban en la bodega de los ómnibus desde Rivera hacia Montevideo u otros puntos del país sin ningún tipo de cuidado”, indicó. “Ellos la traían como si fuera ropa”, agregó.

La investigación levantó el secreto bancario e identificó las transacciones realizadas por el condenado, en las que se contabilizaron más de 250 odontólogos. Quagliata indicó que en caso de confirmarse la compra de insumos ilegales, los profesionales podrían ser imputados por receptación.

El volumen de mercadería que manejaba el hombre lo había hecho cada vez más visible, pese a que actualmente se manejaba con códigos QR para no ser detectado.

El abogado confirmó que si bien el hombre fue detenido en mayo, su hijo se hizo cargo del negocio familiar. En el perfil de Whatsapp, el hijo publicó que su padre estaba enfermo y que él seguía adelante con la operativa.

Quagliata indicó que los insumos costaban un 40% menos. Comercializaban hasta hornos para esterilizar y láseres. “Lo que se imagine de un consultorio odontológico, ellos traían”, acotó.

Se estima que la maniobra significó una pérdida de 6 millones de dólares en facturación para las empresas de plaza y de 2 millones de dólares para la renta fiscal.

Tras la instancia judicial, se dispuso la condena del hombre de 63 años a 24 meses de prisión, a cumplirse los primeros 8 meses de prisión efectiva y los restantes de libertad a prueba por contrabando y atentado a la salud pública. En setiembre de 2020, la hermana del hombre también había sido condenada.

Temas de la nota

Dejá tu comentario