Deportes

Comenzó la fiesta en Maroñas en el día más importante del año para el turf

La jornada cuenta con 21 carreras en total. Habrá distintos espectáculos, música en vivo, concursos en redes sociales y muchas actividades.

Con una jornada repleta de atractivos, Montevideo celebra este viernes en el Hipódromo de Maroñas la 119 edición del Gran Premio José Pedro Ramírez. Cada 6 de enero la fiesta hípica atrae la atención de miles de personas. El año pasado fueron 17.000, y para esta edición esperan una cifra similar.

Además de las carreras hay distintos espectáculos y actividades durante toda la jornada. Actuarán los grupos Toco para vos y Vas, Alejandro Balbis, la Orquesta Sinfónica juvenil, Ruben Rada junto con la Sinfónica, Los Intrépidos varieté, Gaspacho show y Valeria Gau.

También habrá castillos inflables gigantes, maquillaje artístico, globología, lectura de borra del café, tarot y numerología, y un espacio especial para los más chicos: Maroñas Kids.

Habrá diferentes concursos, entre ellos, el de la foto más creativa o divertida, el del sombrero más elegante y el de quién gana el Ramírez, del cual se participa con la entrada.

“Es la fiesta de la hípica nacional. (Es) el evento de más larga tradición (con) carreras con un gran valor”, dijo a Subrayado el CEO de Hípica Rioplatense, Gabriel Gurméndez.

El costo de las entradas varía según el lugar y la hora que se ingrese, y van desde $ 50 a $ 400. Los menores de 12 años entran gratis en todos los sectores, y el ingreso de los menores de 18 años en la tribuna general tampoco tiene costo. El objetivo es que la gente llegue temprano.

Las puertas del hipódromo abrieron a las 11:30. La jornada hípica tendrá 21 carreras. La primera a las 12:55 y la última 22:30. El Gran Premio José Pedro Ramírez G1 Copa El País se largará a las 20:45 y tendrá 14 participantes.

Luis Cáceres, jockey de Fletcher y ganador del Ramírez de 2016, este año quiere repetir la hazaña. Esta mañana, los jockeys recorrieron la pista, algunos al galope, otros solo a paso lento. Cáceres también hizo pista. Se mostró tranquilo y esperanzado de ganar este viernes.

Cada nueva edición del Ramírez es mucho más que los dos minutos y medio que demoran los caballos en recorrer los 2.400 metros de la pista hasta llegar al disco.

Es una fiesta de colores, sonidos, juegos para los más pequeños, pero por sobre todo de emoción y mucho trabajo. Los jockeys, y Luis no es la excepción, entrenan durante todo el año.

También es el caso de Yolanda Davila, la única entrenadora jocketa. Es argentina y llegó a Maroñas unos días antes de su reapertura.

El objetivo era recuperarse emocionalmente del rotundo no de su médico, ante la posibilidad de volver a correr luego de su caída en el Hipódromo de La Plata.

El accidente fue el 8 de marzo de 2001, “Yoli” era la jocketa sensacion del turf argentino. La yegua a la que montaba tropezó y se fue de cabeza al suelo, un copetidor que corría con ella no pudo frenar el caballo ni esquivarla. Sufrió un severo traumatismo de cráneo que la hizo entrar en coma.

Los caballos son su pasión. Como jocketa cosechó varios triunfos en Argentina y corrió durante cuatro años en Estados Unidos; pero tuvo que acostumbrarse a su nuevo rol. En la actualidad, entrena diariamente unos 40 caballos. 

Dejá tu comentario