Internacionales Bolsonaro | coronavirus | confinamiento | Covid-19 | pandemia | Brasil

Bolsonaro, tras curarse de Covid-19 acusado de delito de lesa humanidad

Pasó mas de tres semanas en confinamiento. El alejamiento le hizo subir en las encuestas. Trabajadores sanitarios lo llevan a tribunales

El presidente Jair Bolsonaro dio un paseo por Brasilia y se reencontró con simpatizantes tras anunciar este sábado que dio negativo al nuevo coronavirus, después de permanecer confinado desde el 7 de julio.

Bolsonaro hizo el anuncio tras someterse a un nuevo test: "RT-PCR para Sars-Cov 2: negativo. Buenos días a todos", escribió en sus redes sociales, junto a una foto suya sonriendo y sosteniendo una caja de hidroxicloroquina durante su desayuno.

El gobernante de 65 años no precisó cuándo fue realizado el examen de PCR, que detecta el virus mediante análisis de las secreciones nasales.

Tras el anuncio, Bolsonaro salió a pasear en motocicleta por Brasilia y visitó algunos locales comerciales, causando pequeñas aglomeraciones de personas que se acercaron a saludarlo, reportaron medios locales.

"No sentí nada, ni en el inicio. Si no me hubiese hecho el test, ni me hubiera enterado que me contagie del virus", dijo el presidente a simpatizantes, según videos reproducidos en los medios.

A su retorno a la residencia oficial, el Palacio de Alvorada, el mandatario -usando mascarilla, pero sin conservar la distancia recomendada- aprovechó para tomarse fotos con una veintena de seguidores que lo felicitaron por su recuperación.

- Confinamiento "horrible" -

El mandatario, que ha calificado de "gripecita" al coronavirus, asegura que poco después de su diagnóstico comenzó a tomar hidroxicloroquina, medicamento que defiende para tratar el coronavirus, pero cuya eficacia no está comprobada científicamente.

"Me siento muy bien", aunque "un poco agobiado de estar encerrado en una sala", dijo el jueves en su Facebook Live. Bolsonaro llegó a decir que el confinamiento era "horrible" y no lo soportaba más.

Escéptico del distanciamiento social recomendado por expertos y aplicado en varios estados, el presidente permaneció unos 20 días gobernando desde el Palacio de Alvorada. En ese periodo se sometió a otros tres exámenes para la covid-19 que dieron positivo.

Pese a tener que cumplir un confinamiento, el presidente fue visto el jueves paseando en moto y conversando sin mascarilla con barrenderos en la parte externa de su residencia oficial, según fotografías que circularon en los medios brasileños.

Bolsonaro también daba breves paseos en los jardines de Alvorada y cada tarde saludaba a simpatizantes que llegan al palacio para expresar su apoyo. Siempre separado de ellos por un estanque de agua.

- Sube la popularidad -

Brasil es el país más afectado por la pandemia en América Latina y el segundo en el mundo, con 2,3 millones de personas contagiadas y más de 85.000 fallecidas, según las últimas cifras oficiales.

Pese a su controvertida gestión de la pandemia de coronavirus en Brasil, tres encuestas mostraron esta semana un repunte de popularidad del presidente ultraderechista, favorito para las elecciones de 2022.

Un sondeo publicado el viernes por el semanario Veja colocó a Bolsonaro a la cabeza de la primera vuelta de unos hipotéticos comicios presidenciales, con 27,5% a 30,7% de intenciones de voto, según los escenarios.

En otro estudio, publicado el jueves por el portal especializado Poder360, un 43% aprueba la labor del gobierno, frente a un 40% hace dos semanas. Y el índice de desaprobación se redujo ligeramente.

Lesa humanidad

Trabajadores de la salud brasileños solicitaron este lunes a la Corte Penal Internacional (CPI) que inicie una investigación sobre la respuesta del presidente Jair Bolsonaro ante la pandemia de covid-19, que consideran constituye un crimen contra la humanidad.

El caso fue presentado ante la corte en La Haya por una coalición de sindicatos, que asegura representar a más de un millón de trabajadores sanitarios de todo Brasil.

Los sindicatos acusan al presidente de extrema derecha "de haber actuado con negligencia criminal durante su gestión de la pandemia de covid-19, arriesgando la vida de profesionales de la salud y miembros de la sociedad brasileña", de acuerdo a documentos consultados por la AFP.

La CPI, creada en 2002, no tiene obligación de aceptar las miles de solicitudes presentadas ante su fiscalía, que decide de manera independiente qué casos presentar a los magistrados.

Jair Bolsonaro, quien anunció el sábado haber dado negativo por el coronavirus, más de dos semanas después de una prueba positiva, a menudo ha minimizado la gravedad de la pandemia llamándola "gripecinha" (gripecita).

Los sindicatos afirman que Bolsonaro ha "perpetuado los riesgos de contagio por covid-19 al organizar reuniones con sus partidarios, acercarse a ellos sin mascarilla y promover un tratamiento médico muy cuestionable, con hidroxicloroquina", considerado ineficaz contra la pandemia tras varios estudios científicos.

"La administración Bolsonaro debe ser considerada responsable de su respuesta ante la pandemia y su negativa a proteger a los profesionales sanitarios y brasileños que ha jurado defender", señaló en un comunicado Marcio Monzane, secretario para la región de las Américas de la federación sindical UNI Global Union.

Brasil es el segundo país más afectado por covid-19, con más de 2,4 millones de contagiados y unas 87.000 muertes, de acuerdo a cifras oficiales.

smt/aml/sg/age/mb

Dejá tu comentario