Internacionales Rugby

Autopsia confirmó que Baéz murió por un golpe fuerte en la cabeza producto de los golpes

Los 11 rugbiers, que golpearon a Báez hasta dejarlo inconsciente, pueden recibir cadena perpetua.

La causa de la muerte de Fernando Báez, el joven asesinado por un grupo de rugbiers en la ciudad Argentina de Villa Gesell, fue un traumatismo severo de cráneo, un golpe muy fuerte en la cabeza que le provocó un sangrado interno y la muerte inmediata. Así lo determinó la autopsia.

Once jóvenes que fueron señalados como participantes de la golpiza que se produjo a la salida de un boliche en la madrugada del domingo fueron detenidos.

Diez de ellos se negaron a declarar y el que lo hizo, presentó pruebas de que en el momento del crimen se encontraba en otra ciudad. Asegura que fue incriminado por sus compañeros de equipo de rugby por un ajuste de cuentas.

El crimen se produjo tras un enfrentamiento entre este grupo de rugbistas, que estaba de vacaciones en esa ciudad turística de Argentina y el grupo de amigos de Fernando.

Según los testimonios, el boliche estaba muy lleno y uno de los amigos del joven asesinado volcó bebida, sin querer, sobre la camisa de uno de los rugbiers, que le dio un golpe. Ahí se armó una trifulca que provocó que los guardias de seguridad del boliche los sacaran a todos a la calle.

La pelea siguió en la vereda y Fernando, que todos coinciden en que intentaba separar, cayó al piso.

Los videos grabados en ese momento muestran que al menos 4 jóvenes le pegan en la cabeza hasta dejarlo inconsciente.

El fiscal a cargo del caso informó a los medios argentinos que el joven fallecido recibió una golpiza en la que participaron entre tres y cuatro personas.

El fiscal tomó como agravante “la circunstancia de que cuando la víctima se encontraba indefensa, inconsciente, en el piso, continuaron pegándole en la cabeza”, por lo que el delito en este tipo de casos tiene “una pena de reclusión perpetua”.

Los restos del joven asesinado fueron inhumados este lunes de mañana en el cementerio de La Chacarita.

Decenas de familiares y amigos de Fernando participaron este mediodía de la inhumación de sus restos en el cementerio de la Chacarita. En medio de un clima de profundo dolor, los padres de Báez Sosa estuvieron acompañados desde la mañana por la novia del joven y decenas de familiares y amigos que concurrieron a la sala velatoria.

Cerca de las 9 de la mañana, el cortejo fúnebre partió hacia el Colegio Marianista, donde el adolescente había cursado sus estudios secundarios.

Allí, se realizó una misa en la que estuvieron presente decenas de amigos, compañeros de colegio, docentes y autoridades. Luego, pasadas las 10.30 el cortejo siguió camino hacia el cementerio de Chacarita, donde sus restos fueron inhumados.

rugbiers-argentina.jpg

Temas

Dejá tu comentario