Así habló Cristina Fernández en su último acto dentro de la Casa Rosada

Escoltada por Evo Morales, descubrió el busto de Kirchner que permanecerá en la Casa Rosada, y habló de los desafíos de la Argentina a futuro.

09 de diciembre de 2015, 21:09hs

Cristina Fernández de Kirchner llegó al estrado acompañada por el Presidente de Bolivia, Evo Morales.

Morales fue ovacionado por el público presente en reiteradas oportunidades durante el discurso, y ofició de “interlocutor” para la presidenta, quien comenzó a contarle la historia de la llegada al poder de Néstro Kirchner, como el presidente menos votado de la historia Argentina.

Ambos mandatarios fueron los encargados de descubrir el busto de Néstor Kirchner, en el Salón de los Bustos de los expresidentes argentinos de la Casa de Gobierno.

Cristina homenajeó a su difunto esposo con un discurso en el que ensalzó su labor al mando del país: "Cuando hasta parecía que nos habían llevado la Patria puesta, él vino desde el sur, colándose entre las rendijas de la historia, esas rendijas que la historia suele abrir en algunas ocasiones para que hombres impensados puedan hacerse cargo de un país, de su pueblo, y también de la historia”, dijo Cristina.

La presidenta argentina (expresidenta a partir de este jueves 10 de diciembre) consideró que Néstor Kirchner, Evo Morales, Hugo Chávez y Lula da Silva “supieron ver que la historia de la región, de América del Sur, merecía un camino diferente, y así se produjo también el encuentro impensable de líderes de distintas identidades”, consideró.

Hizo alusión a las conquistas sociales de los últimos 12 años, y declaró haciendo alusión al contexto sociopolítico latinoamericano: “vemos que se intenta y en algunos casos se logra, cambiar lo que fue, lo que es, y lo que seguirá siendo, pero más tarde o más temprano en esta década la gente ha ganado derechos, ha conquistado posibilidades, ha logrado avances y progresos con dificultades, y estoy convencida que va a defender cada uno de los derechos adquiridos durante esta época, más allá de las marchas y contramarchas que tiene la historia en la región”.

Sostuvo también que hay una agenda internacional que considera contraria a los intereses de los pueblos latinoamericanos, que quiere imponerse en la región mediante tres ejes: “un eje de hegemonía mediática para pelear el sentido cultural y fundamentalmente la batalla de las ideas, por otro lado un eje político que se ha venido dando durante los 200 años de historia, y una tercera pata que aparece (...) lo que yo denomino 'el partido judicial', que constituye un trípode sobre el cual uno puede ver cómo se opera en los distintos países de la región”.

Cristina Fernández sostuvo que la clave está en comprender el triunfo de Macri en Argentina y analizarlo en función del momento histórico que atraviesa la región.

La presidenta se refirió al Papa, aludiendo a sus dichos en relación al terrorismo internacional, cuando sostuvo que “el terrorismo es parte también de la exclusión social, no lo dice un filósofo de izquierda, tampoco de derecha, lo dice el jefe de la cristiandad”.

En este sentido, Fernández declaró su convicción de estar ante un nuevo mundo, con nuevos desafíos “cuánto lo necesitaríamos a él (Néstor Kirchner), cuánto necesitaríamos a otros líderes también, que juntos pudiéramos pensar esta realidad para que nuestros países puedan seguir creciendo e incorporando nuevos ciudadanos (…) sin dejar de integrarnos en este mundo multipolar, y fundamentalmente sin importar conflictos”.

A su vez, pidió a los nuevos gobernantes “que cuiden a los argentinos porque no hay lugar seguro en el mundo". "Tenemos que tener la claridad de que tenemos que poner los intereses del país por sobre todos los lineamientos extraños”, dijo refiriéndose al drama internacional vinculado al brote del radicalismo islámico.

Para finalizar, agradeció a Evo Morales por su presencia, y especialmente a Daniel Scioli, de quien dijo que acompañó a Néstor Kirchner y a ella en sus dos períodos de gobierno.

También agradeció a sus ministros, que debieron “soportar calumnias” porque “ser ministro de un gobierno popular, no es lo mismo que ser ministro de un gobierno mediático”. Aludiendo a la guerra que siempre adujo le hicieron los medios de comunicación "hegemónicos".

Al finalizar saludó calurosamente a Estela de Carlotto y a Hebe Bonafini -representantes del colectivo Abuelas de Plaza de Mayo-, y les agradeció “no porque acompañaran al gobierno como muchos creen, sino porque acompañaron la política de derechos humanos por la que venían reclamando durante décadas”.

Al finalizar el acto puertas adentro de la Casa Rosada, se dirigió a la Plaza de Mayo a hablarle a la militancia kirchnerista.

Cristina Fernández no asistirá a la jura de su sucesor, Mauricio Macri, ni tampoco lo harán los diputados kirchneristas en solidaridad con la mandataria.

Dejá tu comentario