Policiales joyería | toma de rehenes | delincuente

Asaltante de la joyería le pidió 10.000 dólares a la dueña del comercio para liberarla

La Fiscalía dio detalles del caso del delincuente que mantuvo durante más de 8 horas como cautiva a la mujer de 74 años en el local de Colonia y Vázquez.

La Fiscalía General de la Nación divulgó detalles del intento de rapiña con toma de rehén, que tuvo a la dueña de una joyería de Colonia y Vázquez por más de 8 horas amenazada por un delincuente armado.

El hecho ocurrió próximo a las 16:40 del miércoles 18, cuando la víctima, I.P.B. de 74 años, se encontraba sola en el comercio. El delincuente ingresó y le pidió a la mujer que le mostrara solitarios y alianzas para su señora. Minutos después, le manifestó que tenía problemas con un hijo, extrajo un revólver marca y le exigió la entrega de 10.000 dólares.

La víctima le dijo que no tenía dinero en el local y le pidió que la dejara llamar a su hijo. El indagado accedió y la mujer llamó a su hijo de 50 años, que estaba en un local comercial a pocos metros, detalla el dictamen de la fiscal de Flagrancia de 11º turno, Adriana Costa.

El hijo de la víctima acudió de inmediato y cuando entró a la joyería el indagado lo amenazó con el arma y le exigió dinero. El hombre le manifestó que tenía que ir al banco, ubicado a pocas cuadras, para hacer el retiro y le pidió para ir y traérselo sin avisar a la Policía. El imputado accedió y el hombre retiró 3.200 dólares. Cuando volvía con el dinero y se disponía a entrar a la joyería llegó un móvil policial. El delincuente no le permitió entrar y se quedó solo adentro del local con la mujer de 74 años.

Al lugar llegó el personal del Grupo GEO y el Equipo Táctico Negociador, y comenzó el intercambio de comunicaciones a través del teléfono del local y del celular del hijo de la dueña, para que dejara salir a la mujer y se entregara.

La situación se extendió durante varias horas y se continuaron las comunicaciones telefónicas, en las que la víctima les dijo a los negociadores que se encontraba bien. El imputado pudo hablar con su señora, su hermana y su abogado.

El indagado no accedió a retirar de la puerta del local medicamentos que toma la víctima y comida que le acercaron.

A la 1 de la madrugada del jueves llegó al lugar el abogado del indagado, quien proporcionó el nombre del hombre, ya que hasta ese momento no estaba identificado y se hacía llamar Juan, y le dijo a la Policía que su cliente se iba a entregar.

Minutos después, y tras la presencia del ministro del Interior, Jorge Larrañaga, el hombre se entregó. Se le incautó el arma de fuego, seis cartuchos calibre 38 y un celular. Luego, salió la víctima y fue asistida en el lugar. Estaba en buenas condiciones y no presentaba ninguna lesión.

Policía Científica realizó el relevamiento de la escena y ahora pericia el celular del imputado.

Según el informe de Balística Forense, el arma utilizada es un revólver “Smith & Wesson”, calibre 357 Magnum, que no presenta indicios residuales de disparo y se encuentra apta para efectuar disparos. El arma carece de denuncia de hurto y/o extravío, informó la Fiscalía.

La fiscal Costa solicitó la formalización de Kevork Nicolás Demirdjian Silva por un delito de rapiña con privación del libertad – copamiento en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de porte de arma. La jueza penal de 44º turno, Diovanet Olivera, dispuso 150 días de prisión preventiva mientras continúa la investigación.

La Justicia determinó además pase a forense para revisión del hombre de 42 años, ya que denunció que fue maltratado por la Policía, dijo que le habrían pisado una pierna a pesar de que se había desprendido del arma y no ofreció resistencia física al momento de su detención, informó el Poder Judicial.

Dejá tu comentario