PolicialesDrogas | narcotráfico | Tres Ombúes

Algorta vs Segade, una guerra narco que lleva más de 20 muertos

La disputa entre las familias por el control del microtráfico de drogas en el barrio comenzó hace más de tres años.

El 13 de octubre de 2015 fue el punto de partida para una de las guerras narco que desató una veintena de muertes en Montevideo.

Ese día, pasadas las 14:30 aproximadamente, Welligton Rodríguez Segade, alias el Tato, uno de los referentes de la barrabrava de Peñarol, fue al 40 Semanas a hablar con la familia que se disputaba la venta de drogas en la zona: los Algorta.

El barrio estaba complicado, muchos robos chicos, y todos apuntaban a las generaciones más jóvenes de esta última familia. El Tato, aún conservaba los códigos viejos, y no quería que la delincuencia tuviera lugar allí.

El barrabrava de Peñarol, de 38 años, fue desarmado, y se los hizo saber a sus rivales. Eso, tal vez, fue lo que provocó la reacción de los Algorta, quienes no dudaron en acribillarlo a tiros luego de que la víctima intentara correr para salvar su vida. Ocho de los 15 disparos que le dieron en el cuerpo, fueron en la cabeza.

En ese entonces, el líder de los Algorta, alías el “Lalo” estaba en la cárcel. Había caído preso luego de la “Operación Chimango”, en julio de 2014, donde se incautó droga por más de un millón de dólares. Sin embargo, la Policía supone que desde el centro penitenciario siguió liderando y dando órdenes. La familia Segade, por su parte, juró venganza.

Varias de las muertes en esta rivalidad han ocupado las primeras planas de los principales medios del país, por la saña con la que actuaron los asesinos.

Uno de los más recordados, es el de Claudia Silvera, ex esposa del Tato Segade, quien apareció carbonizada dentro de un auto, en el barrio Tres Ombúes, luego de haber sido secuestrada adelante de sus hijos y un sobrino, justamente un año después del asesinato a su marido.

Brian Silvera, sobrino de Claudia, también apareció muerto, de la misma manera, junto a otros dos jóvenes en junio del año pasado. Estos últimos, eran su novia, Micaela Saccone, y un amigo, Brian Méndez, un joven que estaba fugado del Inisa.

En contrapartida, el año pasado, Nicolás Porcal Algorta, sobrino del Lalo, bajaba de un ómnibus cuando fue ejecutado de un disparo en la cabeza, en Avenida Italia y Propios.

En el medio de este intercambio de muertes y venganzas, salió de la cárcel el Lalo, y poco tiempo después fue acribillado a tiros en el Totoral del Sauce, conjuntamente a un amigo con el que se resguardaban en una pequeña vivienda.

Con todos estos antecedentes, la Policía decidió atacar el núcleo duro del 40 Semanas. Por eso mismo fue atrapado Robert Algorta la semana pasada, y su primo, luego de haber cometido una rapiña en conjunto y de haberse tiroteado con la Policía.

Esta mañana, fueron capturadas 13 personas luego de diversos allanamientos en el barrio, que ahora se encuentran a disposición de la Justicia.

Dejá tu comentario