Policiales Policías | abuso de funciones

Abuso de funciones: condenan a tres policías por obligar a un joven a borrar imágenes de su celular

Ocurrió en marzo, y el video se hizo viral. Los policías fueron condenados a 5 meses de prisión, que se sustituye por trabajo comunitario y arresto domiciliario.

El operativo irregular, que derivó en un delito, fue captado a su vez por un vecino. Ese video se viralizó en redes sociales y llevó a que las autoridades iniciaran una investigación y denuncia formal.

“La condena en los tres casos fue de 5 meses de prisión, inhabilitación especial de dos años y una multa de 10 unidades reajustables”, dice el comunicado de la Fiscalía.

“La pena de prisión se sustituye por el mismo plazo por libertad a prueba con la obligación de: 1) residir en un lugar determinado, 2)sujeción a la orientación y vigilancia de la OSLA, 3) presentación a la seccional de su domicilio una vez por semana, 4) servicios comunitarios con una carga de 6 horas semanales, y 5) arresto domiciliario nocturno durante todo el período en el horario de 22:00 a 08:00 horas.

MARCOS CHIAPPA, UNO DE LOS CONDENADOS

Tras la condena, el Ministerio del interior no se pronunció sobre la posición qué tomará con Marcos Chiappa, uno de los policías de Guardia Republicana que golpearon y maltrataron a los jóvenes en Plaza Varela.

En 2004, Chiappa protagonizó un hecho trágico: robó el arma de reglamento de su hermano policía y la llevó al Liceo público de Maroñas. Allí amenazó a compañeros y baleó a Fiorella Buzeta, su compañera de clases. Como consecuencia del hecho, la joven quedó paralítica.

La Diaria reveló que a raíz del daño causado a Buzeta pasó 90 días recluido en el Centro Desafío del Instituto Técnico de Rehabilitación Juvenil (Interj), hoy Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa). Luego de cumplidos los 18 años se borraron sus antecedentes, lo que le permitió entre otras cosas entrar en la Guardia Republicana en el año 2017.

El violento episodio ocurrido en Plaza Varela muestra en el video cómo Chiappa golpea a uno de los adolescentes.

Sobre el episodio se pronunció en su momento el ministro del Interior Jorge Larrañaga, quien envió los antecedentes a la fiscal Puppo y ordenó un sumario interno.

Actualmente Chiappa sigue trabajando como policía en la Guardia Republicana. No realiza tareas operativas y anda desarmado.

Pero hasta entonces estaba fuera del radar público. La nueva situación violenta puso sobre la mesa otros asuntos pendientes.

El joven policía ya estaba siendo investigado por Fiscalía de Homicidios a raíz de otro hecho: la muerte de una persona en un procedimiento en Paso de la Arena el 15 de enero.

Un móvil detectó a dos individuos que habían cometido una rapiña y huían en moto.

Chiappa les disparó y mató a uno de ellos de un balazo en la cabeza. El fallecido estaba desarmado y murió en el momento.

UNA PREGUNTA PERTINENTTE

La pregunta es cómo alguien que protagonizó un incidente traumático de ese alcance puede haber ingresado a trabajar como policía y portar armas.

Los antecedentes judiciales y administrativos de los adolescentes se eliminan cuando cesa la medida o una vez cumplidos los 18 años.

Hay delitos que están exceptuados como violación, rapiña, copamiento, secuestro, y el homicidio intencional en todas sus variantes.

En estos casos, la Justicia puede plantear la conservación de los antecedentes ´para evitar que sea considerado primario si comete nuevos delitos tras la mayoría de edad,

Sin embargo, los antecedentes judiciales de adolescentes se eliminan pasados los dos años de la mayoría de edad o dos años después del cumplimiento de la pena, cuando se extiende más allá de los 18 años.

Dejá tu comentario