Policiales Atlántida | esclavitud | Policía | Fiscalía

A prisión un hombre que violaba a sus hijas, torturaba y esclavizaba a su familia

Violó a sus dos hijas y obligó a prostituirse a la hija de su pareja. Golpeaba y azotaba a toda la familia y les aplicaba picana eléctrica.

El caso se dio a conocer este fin de semana en el juzgado de Atlántida, Canelones, cuando el agresor fue imputado por la fiscal Mirna Busich en una audiencia ante el juez Marcos Seijas. Se dictó prisión preventiva por 180 días mientras sigue la investigación y preparan el juicio de condena definitiva.

La familia estaba compuesta por un hombre de 54 años, sus hijas de 7 y 26 años, y dos hijos más de su pareja, una joven de 22 y un adolescente de 14 años.

La familia entera sufría desde hacía varios años golpes, maltratos de todo tipo y abusos sexuales por parte del hombre, además de convivir en régimen de esclavitud.

Según relató la fiscal en la audiencia, el hombre abusaba sexualmente de sus hijas. A la mayor, de 26 años, la violó desde que tenía 6 y hasta los 13. A su hija de 7 años se la llevó a Brasil durante un año, manteniéndose incomunicado durante todo el período.

Así mismo, a la hija de su pareja la obligaba a prostituirse y la joven tenía que darle el dinero al hombre o la golpeaba.

El delincuente era quien mantenía el control total de la familia, teniendo las víctimas que contarle todos los movimientos que hacían fuera de la casa, al punto que su pareja, quien trabajaba, era obligada a darle todo el salario que cobraba mes a mes.

Luego de la intervención de la Policía y la Fiscalía en este caso, se supo más sobre la terrible situación que duró, por lo menos, 10 años.

El agresor mantenía esclavizada a su familia, obligándolos a levantarse a las tres de la mañana a limpiar los fondos de la casa, donde tenía un criadero de animales. Si no cumplían eran golpeados, azotados y heridos con una picana eléctrica.

Finalmente, este fin de semana el delincuente de 54 años fue a prisión por los delitos de violación, atentado violento al pudor, violencia doméstica y trata de personas.

Dejá tu comentario