PolicialesHospital Pasteur

A la cárcel dos hombres por los destrozos que provocaron en el hospital Pasteur

Fueron imputados de daño especialmente agravado, atentado agravado y un delito de violencia privada.

El fiscal Fernando Romano imputó a dos hombres por daño especialmente agravado, atentado agravado y un delito de violencia privada, todos en régimen de reiteración real, por los disturbios y destrozos que provocaron en el hospital Pasteur el lunes de noche.

Romano había pedido 120 días de prisión preventiva pero la Justicia otorgó 100. En ese tiempo se preparará el juicio penal en su contra.

Ambos hombres ingresaron al Pasteur enterados de que su hermano, de 17 años, había sido ingresado en estado grave tras chocar la moto que conducía cuando era perseguido por la Policía.

Al llegar el joven estaba en el CTI, donde los médicos intentaban reanimarlo, pero falleció poco después.

Los hombres entraron a la sala de espera del CTI y rompieron vidrios y monitores, además de forcejear con personal médico y funcionarios.

DICTAMEN

“El Dr. J.O. se encargó de trasmitir la noticia y sale de la sala de CTI, comunica a un familiar el fallecimiento del adolescente. En ese contexto, enterados de la muerte del adolescente y hermano, los imputados y una femenina aún no identificada, ingresan al Hospital, recorren una distancia de 200 metros aproximadamente e irrumpen en forma violenta a la sala de CTI (el que se encuentra a una distancia de más de 200 metros de la puerta de emergencia)”, dice el fiscal Romano en su dictamen.

“La Sra. B.E, empleada de seguridad que realiza tareas en el centro de salud, trató de impedir el ingreso de los mismos, los que mediante amenazas y violencias, burlan a la Sra. E y llegan al CTI, irrumpen en este, empiezan a golpear ventanas y vidrios de puerta, rompiendo una de las mismas y un vidrio de una puerta del lugar. Uno de los pacientes del CTI, fue alcanzado por esquirlas del vental como consecuencia de la rotura de la ventana de la unidad de tratamiento intensivo dado que se encontraba su cama al lado de la misma, ocasionando a este paciente quien se encontraba lúcido, su descompensación ante esta situación de violencia y el estado de vulnerabilidad en que se encontraba”, agrega el fiscal.

“Además de la rotura de la ventana y otros vidrios de una puerta, tiran un cardiodesfibrilador propiedad del Pasteur, rompiendo este. Se mantienen en actitud hostil, siguen gritando, amenazando e intentan llevarse el cuerpo del fallecido, al que tratan de incorporar. Insultaron y amenazaron a los funcionarios médicos, técnicos y auxiliares de enfermería y de servicio, así como pacientes que se encontraban en la unidad, lo que provoca que varios de los allí presente, entren en estado de pánico ante las amenazas de muerte y el grado de violencia desplegado por los imputados y la mujer aún no identificada. Increparon a los empleados del Hospital, reprochando que habían matado a su hermano al igual que a su padre. Funcionarios policiales informados de la situación, logran reducir a los indagados deteniendo a los mismos, los que trataron de impedir a los policías que cumplieran su función. Se retiran los imputados esposados dado el grado de violencia que los mismos ejercieron en el lugar”, agrega el texto.

Embed

Dejá tu comentario