Sociedadrapiña | seguridad

300 vecinos de Solymar salieron a las calles en reclamo de seguridad

Hicieron una caceroleada anoche cansados de los hurtos y rapiñas. El caso de un farmacéutico baleado fue el detonante.

La gota que derramó el vaso para los residentes de Solymar fue la rapiña a un farmacéutico de la zona a quien el pasado día del niño le dispararon en el abdomen antes siquiera de pedirle la plata.

El hombre aún se está recuperando de la herida. Este miércoles cerca de 300 personas salieron a la calle a reclamar seguridad, entre ellas, la hija del comerciante baleado.

Los vecinos perciben que los hurtos y rapiñas en varios puntos de solymar aumentaron considerablemente en los últimos dos meses.

“Necesitamos que vuelva la seguridad de nuestro barrio. Hace 30 años que vivo acá y nunca vimos cosa igual. Mi padre está estable pero cuando lo balearon, a diez metros de él había niños festejando el Día del Niño; eso pudo haber sido un desastre”, dijo la hija del farmacéutico.

“Esto no es cuestión de partido político, queremos vivir en paz, no queremos más delincuentes en casa, queremos vivir en paz, nosotros estamos encarcelados y los delincuentes tienen que estar en la cárcel. Que alguien haga algo de una vez por todas”.

Dejá tu comentario