Nacional

Video registra asesinato a sangre fría del guardia de seguridad

Las cámaras del supermercado Frigo registraron el momento en que el guardia es asesinado. Los rapiñeros le efectuaron un tiro en la cabeza sin mediar palabras.

 

 

Las imágenes de las cámaras de seguridad del Supermercado Frigo registraron el momento en el que el empleado (Alfonso Verde, 62 años) que cumplía tareas de seguridad en el comercio de Uruguay y Paraguay es asesinado a sangre fría por dos rapiñeros que segundos antes habían ingresado a robar.

Las imágenes, a las que tuvo acceso Subrayado, son desgarradoras e impactantes. En el interior del supermercado todo parece tranquilo. Las cajas funcionando a pleno en virtud de tratarse de una hora altamente concurrida por los clientes. Era la hora 21:28.

La cámara de seguridad registra el preciso momento en que los delincuentes ingresan al local, a cara descubierta. Primero lo hace quien finalmente termina siendo el asesino, vestido con campera de jean, una gorra azul con visera, pantalón oscuro y calzado deportivo de color blanco.

El delincuente se dirige directamente hacia la cajera más próxima a la entrada, portando ya su revolver en la mano derecha. Camina dispuesto, sin dudar, con el fin de robar la recaudación.

Unos diez segundos después, las imágenes del video muestran al segundo rapiñero ingresando al supermercado en pleno forcejeo con el guardia de seguridad. En ese momento, el primero de los maleantes se percata de la situación, deja de encañonar a la cajera, camina unos metros hacia el guardia y sin dudar coloca su revolver frente a la cabeza de la víctima, a unos 50 centímetros de distancia, y aprieta el gatillo. Se trata prácticamente de una ejecución.

El guardia recibe un impacto de bala mortal en su cabeza y cae al piso, sin reacción alguna. El cuerpo queda boca abajo. Ambos rapiñeros se alejan hacia la puerta mientras observan a la víctima. Otro trabajador del supermercado, que se había percatado del forcejeo y corría para ayudar al guardia, huye despavorido al observar el tiro de gracia que recibe el trabajador. La empleada de la caja más próxima a la puerta, contempla toda la situación en estado de shock.

Lejos de amilanarse por el hecho de sangre, los asesinos no huyen del supermercado. Vuelven a dirigirse a la primera de las cajas para robar el dinero. Algo los alerta y se dirigen hacia la puerta del supermercado, observan la situación y regresan a robar la segunda y tercera caja, pasando a centímetros del cuerpo del guardia que yace en el piso.

La escena de sangre, que parece una eternidad, demora apenas unos 30 segundos. El tiempo suficiente para cobrarse la vida de un trabajador muy querido por sus compañeros y los comerciantes vecinos.

Tras el hecho de sangre, sus compañeros llamaron a una emergencia médica móvil quien intentó reanimar al trabajador pero los esfuerzos fueron en vano. Efectivos de Policía Técnica, la División Homicidios, el Departamento de Investigaciones y el juez de turno asistieron al lugar en busca de mayores indicios. Los asesinos, plenamente identificados por las cámaras, huyeron en un Chevrolet Corsa de color blanco.  

Dejá tu comentario