AFP

Victoria del presidente Radev en elecciones búlgaras, según sondeos a boca de urna

El presidente Rumen Radev ganó ampliamente en la segunda vuelta de las elecciones en Bulgaria, según sondeos de boca de urna, una victoria que refuerza el movimiento anticorrupción actualmente en negociaciones para formar un gobierno y salir de la crisis política.

El presidente Rumen Radev ganó ampliamente en la segunda vuelta de las elecciones en Bulgaria, según sondeos de boca de urna, una victoria que refuerza el movimiento anticorrupción actualmente en negociaciones para formar un gobierno y salir de la crisis política.

Con el apoyo de varios partidos del llamado "cambio", el jefe de Estado obtuvo entre el 63% y el 65% de los votos, según estimaciones de boca de urna de tres institutos.

Su adversario, el rector de la Universidad de Sofía, Anastas Guerdjikov, de 58 años, un independiente que contaba con el apoyo del partido conservador GERB del ex primer ministro Boyko Borisov, obtendría entre 31% y 33% de los sufragios.

Los comicios se celebraron en medio de la peor crisis política en el país desde el fin del comunismo, y en plena ola mortífera de covid-19.

Bulgaria tiene la tasa de vacunación anticovid más baja de la Unión Europea (menos del 25% de los 6,9 millones de habitantes están vacunados), uno de los índices de mortalidad de coronavirus más altos del mundo y los hospitales desbordados.

La primera vuelta tuvo lugar el fin de semana pasado, al mismo tiempo que las elecciones legislativas, sin que ningún candidato obtuviera la mayoría absoluta.

Radev fue el más votado en la primera ronda, con el 49% de los votos.

El país está bajo un Ejecutivo interino desde abril, y las elecciones de julio no lograron definir un gobierno alternativo tras los 10 años de mando del primer ministro conservador Boyko Borisov.

Radev, un expiloto y alto mando de la fuerza aérea de 58 años, fue respaldado por los socialistas en su primer quinquenio en el cargo pero esta vez participaba como independiente.

Lo apoya una amplia coalición que incluye a "Continuamos el Cambio", cuyos fundadores Kiril Petkov y Asen Vasilev, ambos graduados de Harvard, fueron ministros en el primer gobierno interino, designado por Radev en mayo.

- "El presidente del cambio" -

La reelección de Radev es una buena noticia para el joven partido anticorruption "Continuamos el cambio", inesperado ganador hace una semana de las legislativas.

"La elección del presidente influirá en todo el desarrollo de Bulgaria", había dicho Petkov, que aspira a ser primer ministro. Esta semana, había llamado a votar para quien "comenzó el cambio".

"Continuamos el Cambio" espera encontrar aliados para formar un gobierno que ponga fin al estancamiento de seis meses.

La crisis gubernamental se dio en medio del azote de la pandemia del covid-19 en el país más pobre de la UE.

Bulgaria tiene un sistema parlamentario y su presidente cumple una función en gran parte ceremonial como jefe de Estado y comandante en jefe de las fuerzas armadas. Por ello, el resultado de la elección presidencial afectará poco a las negociaciones para formar un gobierno de coalición.

"Los ejes clásicos de división en Bulgaria --este/oeste, derecha/izquierda-- fueron superados por un nuevo eje común en todas las elecciones de este año": el hartazgo de 10 años de la era Borisov, resumió el politólogo Antony Todorov de la Nueva Universidad de Bulgaria.

Radev apoyó las protestas anticorrupción del verano pasado contra Borisov, gritando "¡fuera mafia!" con el puño en alto, mientras acompañó brevemente a la multitud.

Tras los dos fallidos intentos de formar gobierno en abril y julio, Radev designó dos administraciones interinas que fueron criticadas duramente por su mal manejo de la pandemia del coronavirus.

El país ha luchado por distribuir las vacunas anticovid en medio de un fuerte sentimiento de rechazo y la proliferación de noticias falsas.

Sin embargo, los gobiernos interinos fueron reconocidos por revelar casos de corrupción, fraude y malos manejos bajo Borisov, lo que habría favorecido a Radev, según el analista de Gallup, Svetlin Tachev.

El presidente era llamado el "general rojo" por sus adversarios, dadas sus opiniones pro-Rusia, llegando a defender la ocupación rusa de Crimea. Pero sus opiniones cambiaron hacia el final de su mandato y "ya no es considerado un hombre de Moscú", según el analista Parvan Simeonov, de Gallup.

ds/gw/jza/mas/zm/jvb/eg/es

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario