Nacional

Víctima de La Floresta fue procesado en 2015 y acusado de abuso en una secta

Wollensak fue hallado el domingo en la playa maniatado y encapuchado. Había sido procesado por documento falso e investigado por trata de personas.

El cuerpo del hombre hallado muerto en la playa de La Floresta este domingo 28 de agosto resultó ser un alemán de 61 años llamado Arno Wollensak, según le confirmaron al juez de Atlántida Marcos Seijas, que lleva adelante el caso.

Wollensak y su esposa habían sido procesados con prisión el 12 de julio de 2015 por falsificar los documento de identidad con los que ingresaron a Uruguay. No fueron a prisión porque era primario.

La jueza que lo procesó fue Adriana de los Santos, del Crimen Organizado, quien lo investigó junto al fiscal Juan Gómez por una denuncia de trata de personas.

El delito de trata de personas no se pudo comprobar porque las personas que fueron citadas a declarar como eventuales víctimas dijeron que estaban con Wollensak por su propia voluntad, y que tenían libertad absoluta para desplazarse. De hecho varias de estas personas habían viajado a Europa y regresaron.

Muchas de las personas que declararon en este caso el año pasado eran mujeres, y vivían en una casa de Atlántida todos juntos, con Wollensak y su esposa.

Eran unas 20 personas, dijeron a Subrayado fuentes del caso, y convivían “como una gran familia”.

SECTA. Aunque no se pudo comprobar en su momento (solo una persona presentaba un testimonio diferente), a este alemán se lo acusaba en Alemania de liderar junto a su esposa una secta que abusaba sexualmente de sus integrantes, sobre todo de las mujeres.

Las mujeres que declararon en el juzgado del Crimen Organizado de Uruguay, el año pasado, dijeron que mantenían una relación voluntaria con Wollensak.

Era para ellas como una suerte de “gurú” o “líder”, dijeron ellas, según las fuentes consultadas por Subrayado. La secta señalada en Alemania, que podría haber seguido en Uruguay, se llamaba "Lichtoase" (oasis de luz).

En esa investigación, tanto Wollensak como su esposa dijeron que vivían de la venta de productos agrícolas por Internet y que recibían una renta por un castillo que tenían en Francia.

DENUNCIA. Años atrás una mujer denunció a Wollensak en Suiza por abuso sexual. Lea Saskia aseguró que habían abusado de ella cuando tenía 11 y 12 años e integraba con sus padres la secta que lideraba Wollensak.

Según dijo este martes el juez Seijas, la madre de Lea Saskia es la mujer que vivía en Uruguay con Wollesnak.

El año pasado llegó un pedido de extradición para Wollensak, desde Alemania, pero la Justicia en Uruguay lo denegó porque no tenía pruebas ni indicios de los delitos por los que era investigado en Europa.

LA FLORESTA. El cuerpo de Wollensak apareció el pasado domingo en La Floresta, atado de pies y mano, y con una bolsa en la cabeza.

La Justicia confirmó que se trata de la misma persona investigada y procesada en julio de 2015, pero que ahora vivía con su esposa en una casa de Los Cerrillos, Canelones. Allí vivía también una empleada doméstica de nacionalidad búlgara que se presume volvió a su país.

Hasta este martes de tarde la Justicia no pudo dar con el paradero de la esposa de Wollensak.

El juez Seijas ordenó el allanamiento de la casa de Los Cerrillos, lo que ocurrió este martes de tarde, y otro operativo en una vivienda de parador Tajes.

También ordenó interrogar a los allegados o vecinos que pudieran conocer a la víctima, y pidió a distintas reparticiones de la Policía que junten toda la información que hay sobre este caso.

La mujer que denunció por abuso a Wollensak:

 

Foto Principal: Wollesnak.

Dejá tu comentario