Nacional

Vázquez invitó a China a invertir en “ambicioso proyecto de infraestructura”

Aseguró que Uruguay trata al inversor extranjero como a uno nacional, que es el país más seguro de América y el menos corrupto.

 

El presidente Tabaré Vázquez sigue de gira por China con el objetivo de abrir mercados, atraer inversores y comenzar a negociar las bases de un futuro acuerdo de libre comercio.

En este marco, Vázquez y toda la comitiva oficial llegaron a Tangshan, en la provincia de Hebei, donde se reunió con el gobernador Zhang Qingwei.

Allí presentó lo que llamó un “ambicioso Plan de Infraestructura” por “aproximadamente 11.500 millones de dólares”.

“Dadas las dimensiones de Uruguay y sus posibilidades económicas apostamos fuertemente a la llegada de inversiones extranjeras”, dijo el presidente.

“¿Qué ofrece Uruguay para llamar a inversiones? Uruguay es conocido en el contexto internacional como un país serio, responsable, que cumple y honra sus compromisos. Uruguay es un país con una gran estabilidad política, social y económica. Uruguay es reconocido por organismos internacionales como el país de más baja corrupción de América”, dijo Vázquez.

“Uruguay es conocido por su seguridad jurídica y la seriedad de su sistema judicial. Uruguay es el país más seguro de América Latina. Quien vaya a invertir en Uruguay no necesita más que seguir los caminos establecidos y no necesita ir con guardaespaldas para ir a vivir e invertir”, destacó.

“A la seguridad que ofrece Uruguay le tenemos que agregar que tenemos una ley de inversiones importante y seria, que nos permite salir al mundo a ofrecer que lleguen inversores. El inversor extranjero es tratado de la misma manera que el inversor nacional, tiene derecho a repatriar sus ganancias, y si reinvierte en el país tiene estímulos fiscales importantes”, precisó el mandatario.

Vázquez comparó el nuevo plan estratégico de infraestructura con el que llevó adelante en su primer gobierno para cambiar la matriz energética.

“En 2005, para la producción de energía, Uruguay dependía del barril de petróleo y su precio, y de las lluvias. Todas las mañanas cuando yo me levantaba lo primero que miraba era cuánto costaba el barril del petróleo. En mi primer gobierno, en 2005, el barril costaba 46 dólares, al año y medio de estar en el gobierno costaba 152 dólares el barril”, recordó el presidente.

“En el primer gobierno lanzamos el plan nacional estratégico de energía, y llegaron inversores”, destacó. Ahora busca atraer inversores, en este caso chinos, para desarrollar carreteras, puertos y trenes.

 

FOTO: Presidencia.

Dejá tu comentario