Sociedad Valeria Bagnasco | Bello Horizonte | mujer

Valeria Bagnasco reconoció que se fue por propia voluntad

Razones personales la motivaron a irse. Ya está nuevamente con su familia y se encuentra en buen estado de salud.

La Policía y su familia la buscó durante cuatro días en los que permaneció ausente y sin contacto son su entorno habitual. Valeria Bagnasco de 35 años salió de su casa en La Unión a las 7 de la mañana del lunes como lo hacía a diario para ir a trabajar a la Facultad de Ciencias. La mujer nunca llegó a su lugar de trabajo.

En la mesa de luz de su casa dejó el celular en modo avión con una nota de despedida dirigida a su esposo y a sus tres hijos menores de edad.

Detectives de la División Personas Ausentes de Interpol, de Zona II y Prefectura buscaron a Valeria por más de 72 horas realizando rastrillajes, pericias de celulares y reconstrucción de recorrido mediante cámaras de seguridad hasta que el jueves una vecina de Bello Horizonte, donde la mujer y su esposo tenían una casa en construcción, la vio en una parada de ómnibus y se contactó con el hombre para avisarle.

La mujer fue trasladada a la seccional 23 de ese balneario donde la Policía constató que estaba en buen estado de salud.

Ella dijo que se fue por propia voluntad por motivos personales. Estaba con la misma ropa del lunes.

La Policía había recorrido el balneario y la casa que la pareja tiene allí en diferentes horarios y no la había ubicado.

El caso sigue abierto en manos del fiscal Diego Pérez que deberá analizar si existe mérito para investigar algún delito.