Deportes Uruguay | Chile | Copa América | Uruguay

Uruguay mejoró el juego pero empató con Chile: 1 a 1 con gol de Luis Suárez

Uruguay generó más oportunidades de gol que en los partidos anteriores. Estuvo 443 minutos sin gol. Un punto de seis jugados.

Uruguay empató 1 a 1 ante Chile: mejoró el juego colectivo en su segunda presentación en la Copa América y volvió al gol tras cuatro partidos sin anotar,

Embed

Suma un punto en la serie que tiene a los trasandinos con 5 puntos en tres juegos y a Argentina con 7 tras ganarle 1 a 0 a Paraguay.

A Uruguay le quedan dos rivales directos: Bolivia (jueves 24) y Paraguay (lunes 28). Clasifican cuatro selecciones en cada serie.

El equipo de Tabárez sabía que este Chile dirigido por el uruguayo Lasarte sería diferente a los anteriores, de fútbol vertical producto del estilo de Bielsa y Sampaoli. Se encontró con un equipo que le jugó un primer tiempo a "la uruguaya" con dos líneas de cuatro y hasta de 5 por el ingreso del zaguero Sierralta (1.93 m) por el delantero Meneses, un equipo que se paró a defender y a buscar el error del rival.

Así, a los 28', un inexplicable descuido de la defensa celeste permitió una invasión en pared entre Brereton y Vargas y éste último, casi sin ángulo, fusiló a Muslera, sin nada qué hacer. Hubo un serio desacople entre Godín (siguió con Brereton) y Viña corrió de atrás. Por su parte, Giménez llegó tarde al cierre, lo que generó un callejón vacío para que goleador trasandino entrara prácticamente solo, de cara a Muslera.

El resultado era injusto porque los primeros 20' fueron de claro dominio de Uruguay. En ese lapso se vio lo mejor de los últimos cuatro partidos. De Arrascaeta fue la diferencia. El equipo ganó volumen y tuvo varias oportunidades frente al arco de Bravo. En particular, una de Cavani de cabeza que el arquero chileno sacó de manera brillante. Hubo dudas acerca de si la sacó de adentro o no, pero el juez no dudó y no recurrió al VAR.

En Uruguay la presencia de Cavani dio mayor dinamismo. Es un jugador que corre mucho, colabora en defensa y ataque y se mueve por toda la cancha,

De la Cruz también colaboró en esos primeros minutos con sus pase filtrados. No trabajó de la forma esperada en los relevos y tampoco volvió a entenderse bien con Viña cuando éste se tiraba en ataque por izquierda. Esto ya había pasado en el partido ante Argentina. Le costó el lugar.

Al término del primer tiempo fue sustituido por un cambio táctico. Ingresaron "El Pelado" Cáceres para jugar en línea de tres en el fondo y Nahitan Nández como carrilero por derecha, mientras que Viña lo hizo por izquierda, Giovanni, de correcto primer tiempo, debió salir de la cancha.

Tabárez apeló a un esquema espejo al de Chile: una línea de tres que podía ser de cinco según las circunstancias.

Tenia mejores intérpretes "pelo a pelo" y para colmo la roja fue perdiendo a lo largo del partido a varios jugadores gravitantes por lesión: primero a Maripán, luego a Vidal y Vargas. Esto fue inclinando paulatinamente la cancha en favor de la celeste.

Cáceres dio firmeza a la defensa. Su experiencia y talante fue un cambio decisivo para acompañar lo que se esperaba para el segundo tiempo.

Y Nández rindió a satisfacción por su carril. Mucho fútbol pasó por allí, al punto que por momentos fue un monólogo, el único argumento. Luego ingresó Torres para tirarse por ese andarivel y salió de la cancha De Arrascaeta. El juvenil aurinegro refrescó la delantera y hasta tuvo una oportunidad de gol con un remate de media distancia que Bravo logró resolver con clase y oficio.

El mediocampo mejoró también como consecuencia de los cambios. Vecino fue el jugador que necesita Tabárez. Lo acompañó bien Valverde, que todavía no encuentra su nivel. Todavía no influye como se espera con sus pases y su dinamismo. Quedó condicionado con una tarjeta amarilla en el primer tiempo, y eso pudo haber influido en su desempeño. Es un jugador extraordinario y el entrenador lo sabe y lo espera.

Faltó profundidad y variantes, Salvo por las invasiones por derecha y los centros de Nández, Uruguay no lograba entrar con claridad como en los primeros minutos del partido.

Faltaba ese pase final de tres cuartos de cancha. hasta que a los 66'de partido Suárez anticipa a Arturo Vidal tras un cabezazo de Vecino en el área chica y pone el empate. Fue el típico gol de pescador del salteño y una solución en procura de un resultado que no reflejaba lo que pasó en la cancha.

Otra vez Torres fue decisivo, porque de sus pies salió el centro que terminó dentro del arco chileno.

De paso, el equipo rompió los más de 440 minutos sin hacer goles.

Suárez volvió a estar entreverado con la pelota. Fue controlado durante la mayor parte del partido, como pasó ante Argentina y en los partidos por Eliminatoria.

Renguea, no se lo ve bien físicamente. Tuvo una temporada muy exigente a la que llegó con problemas físicos. Hay que recordar que en el tramo final de la campaña del Atlético Madrid pasó por problemas similares, pero en los últimos dos partidos se convirtió en el héroe del campeonato simplemente porque es Suárez y no hay que descuidarlo nunca.

También es cierto que no se le habilita como merece. Tuvo una segunda oportunidad desde el borde del área grande con el arco de frente. Tiró la pelota a colocar y se fue rozando el palo izquierdo de Bravo, que la miraba pasar. Perfectamente pudo ser el gol del triunfo.

Para Chile fue un punto de oro ante un rival que fue superior en varios momentos del partido. Este punto lo posiciona como segundo del grupo y casi clasificado para la otra ronda.

En conferencia de prensa, Tabárez se quejó de los últimos 10 minutos en los que el rival hizo tiempo. Y tuvo razón. Los chilenos se tiraban al piso y pedían la cuenta.

Para Uruguay sigue la incertidumbre.

Se jugó mejor que en los partidos anteriores. El equipo rompió el maleficio del gol.

Tabárez encontró en los cambios del segundo tiempo variantes para cosas que no estaban saliendo bien.

Y en el primer tiempo también encontró cosas valiosas, unos primeros 20 minutos de juego asociado.

De Arrascaeta tuvo que salir pero mostró que si está bien (viene de recuperándose de Covid) puede aportar algo distinto.

Tiene suplentes de lujo como Bentancur y Torreira, de características bien diferentes para reforzar el mediocampo.

El plantel tiene variantes en el banco (Ocampo, Torres) que pueden resultar interesantes en busca de cambiar el rumbo de un partido.

Todo eso es experiencia para lo que viene: Bolivia y Paraguay.

Embed

Dejá tu comentario