Internacionales

Una familia asesinada en Francia; el padre está fugado

Lejos de la hipótesis de locura que muestra el modus operandi del múltiple homicidio, la Policía cree que hubo premeditación y alevosía.

La policía que investiga la misteriosa desaparición de una familia de seis personas desde hace más de 15 días de su casa en Nantes, oeste de Francia, encontró el jueves cinco cadáveres (la madre y los cuatro hijos) en el jardín de la vivienda y busca activamente al padre de familia.

Durante la jornada del jueves, los investigadores hallaron los cuerpos de Agnès, de 49 años, y los de sus hijos Thomas (21), Arthur (18), Anne (16) u Benoît (13), informó el fiscal de Nantes, Xavier Ronsin.

La fosa ubicada bajo la terraza en la que se encontraron los cadáveres "no contiene ningún otro cuerpo", precisó Ronsin.

Por este motivo, los investigadores buscan activamente al padre de familia Xavier Dupont, de 50 años. "Ha podido desaparecer desde principios de abril", fecha en la que la familia ya no dio señales de vida, reconoció una fuente próxima al caso.

Se prevé que este viernes se realicen las autopsias a los cinco cadáveres para confirmar la identidad de las víctimas y la causa de la muerte, aunque todo hace indicar que murieron a balazos.

En la fosa también se hallaron los cuerpos de los dos perros de la familia, informó la agencia AFP.

Lejos de un golpe de locura, los investigadores priorizan la hipótesis de un escenario meticulosamente preparado de antemano: el contrato de alquiler de la casa había sido rescindido, cartas a los amigos y a la dirección del colegio de los niños para informar de un repentino viaje de la familia, etc.

Durante toda la jornada, vecinos, amigos y compañeros de colegio de las víctimas se acercaron hasta la casa de esta familia, aparentemente sin historia, que residía en esa vivienda desde hacía años.

Lo que comenzó como una investigación por desaparición, basculó en la mañana del jueves, tras el hallazgo de una pierna de una de las víctimas, y las pesquisas giraron hacia un asunto de secuestro y asesinato.

Ningún rastro de lucha o violencia fue de momento constatado en el domicilio donde todos los armarios están vacíos, según el fiscal.

Antes de desaparecer, los padres habían dejado mensajes "delirantes y contradictorios" explicando por ejemplo que los niños no irían a la escuela porque emigraban a Australia, indicó el fiscal.

En varias ocasiones "el señor explicó que era agente secreto que viajaba en el marco de un programa de testigos protegidos", dijo el magistrado.

El director de la escuela a la que concurrían los más pequeños, Olivier Bouissou, dijo a la AFP que hace unos diez días recibió una carta del padre indicando que por un "traslado profesional urgente" la familia partía hacia Australia.

Bouissou aclaró no obstante, que ya hacía cinco días que los pequeños no iban a clase.

Según fuentes próximas a las investigaciones, el hombre vendía espacios publicitarios y la madre enseñaba catecismo y era celadora en una escuela.

Dejá tu comentario