AFP

Un renacido Cavendish esprinta para entrar en la leyenda del Tour

Mark Cavendish igualó este viernes en Carcasona el récord de 34 triunfos parciales en la Grande Boucle del legendario ciclista belga Eddy Merckx, algo impensable para el británico de 36 años, que en diciembre pasado no tenía equipo y pensaba en la retirada.

Mark Cavendish igualó este viernes en Carcasona el récord de 34 triunfos parciales en la Grande Boucle del legendario ciclista belga Eddy Merckx, algo impensable para el británico de 36 años, que en diciembre pasado no tenía equipo y pensaba en la retirada.

Sus lágrimas tras ganar la 4ª etapa en Fougères, después de cinco años sin levantar los brazos en la meta en un Tour de Francia, fueron la muestra del sufrimiento padecido por este superviviente en los últimos meses.

Mucha parte de lo que está viviendo Cavendish en este Tour (en el que ya suma 4 etapas) se lo debe a Patrick Lefevere, el patrón del Deceuninck-Quick Step, quien el pasado mes de diciembre aceptó su regreso al equipo belga (en el que ya había corrido de 2013 a 2015), cuando el británico no tenía equipo y parecía próxima su retirada a los 35 años.

Siete meses después, ya con un año más y tres etapas del Tour en el bolsillo, 'Cav', que tuvo que aportar su propio patrocinador personal para fichar por el Deceuninck, piensa en seguir su carrera al menos una temporada más.

- Sin equipo a finales de 2020 -

"En junio fuimos a cenar y Mark me dijo que quería renovar su contrato otro año más", declaró Lefevere tras la segunda victoria de su corredor, en la 6ª etapa con final en Châteauroux, mostrando sus dudas a que Cavendish siga corriendo.

"Tras estas victorias, el escenario es completamente diferente, pero imaginemos por un momento que gana el maillot verde en París y bate el récord de Merckx en los Campos Elíseos. En ese caso quizá debería decir: 'Esto es todo, se ha acabado para mí, patrón'", declaró el veterano dirigente ciclista, de 66 años.

"He visto muchos corredores hacer un año de más. Ahora tiene la opción de irse por todo lo alto, pero la decisión es suya", añadió.

En sus primeros años en el ciclismo profesional, Cavendish era considerado como un "arrogante", pero las dificultades por las que ha pasado en los últimos años (a la falta de resultados se unió en 2018 una depresión por la que admitió haber sido tratado durante dos años), parecen incluso haberle cambiado el carácter, siendo extremadamente amable con los periodistas y agradecido con sus compañeros.

"Yo no hago mucho, solo me limito a acabar el trabajo de mis compañeros, que han estado fantásticos", llegó a decir tras su tercera victoria, el martes en Valence, donde el Deceuninck dio en los últimos minutos una lección de manual de cómo preparar una llegada al esprint.

Pero sus compañeros no solo le han ayudado en el esprint. En la infernal etapa alpina con final en Tignes, el pasado domingo, tres corredores del Deceuninck se quedaron con él para ayudarle en la 'grupeta' y llegar a la meta poco antes del cierre de control, a más de 37 minutos del vencedor de la jornada, el australiano Ben O'Connor.

Al cruzar la meta lo celebró como si hubiese sido otra victoria de etapa, ya que significaba el pasaporte para llegar a París: "Era la etapa que más temía, pero tener a tres compañeros en el 'gruppetto' ha sido fantástico", declaró en Tignes, donde aseguró haber llegado "físicamente destrozado".

- Agradecido y afortunado -

El británico también ha contado con la fortuna de que la mayoría de sus rivales se han quedado por el camino: Caleb Ewan, Tim Merlier y Tony Martin se retiraron tras caídas, Arnaud Démare y Bryan Coquard llegaron fuera de control en una de las etapas alpinas y Peter Sagan sufre dolores en una rodilla desde que se cayó en la primera semana.

Esa buena suerte ya comenzó antes incluso del Tour, carrera a la que fue inscrito a última hora, cuando su formación decidió dejar en casa en el último momento a Sam Bennett, llamado a ser el esprínter del Deceuninck, por estar enfrentado a la dirección del equipo.

Desde su primera victoria, los periodistas le cuestionaban por el récord, a lo que se limitaba a contestar: "No me lo pregunten, por favor. Es el Tour de Francia y hay que ir día a día".

Y este viernes, tras igualar el récord, tampoco pareció darle demasiada importancia: "Es solo otra victoria en el Tour... como la primera".

Sólo que entre la primera victoria en 2008 y esta última en 2021, Cavendish se ha convertido "en el mejor esprínter de la historia del Tour de Francia", admitió el patrón de la Grande Boucle, Christian Prudhomme.

mcd/dr

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario