COSTAS DEL CARIBE MEXICANO

Turistas evacuados y vuelos suspendidos en México ante acercamiento del huracán Beryl

Es el primer huracán de la temporada del Atlántico, que va de principios de junio a finales de noviembre, e impresionó a los expertos por la intensidad que adquirió a lo largo del fin de semana.

Cientos de turistas han sido evacuados y decenas de vuelos fueron suspendidos este jueves horas antes de que el huracán Beryl toque las costas del Caribe mexicano.

Beryl, de categoría 2 en una escala de cinco, se localizaba a 345 km de Tulum, un turístico poblado costero a unas dos horas del conocido balneario de Cancún, según el más reciente informe del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Se espera que el huracán, con vientos máximos sostenidos de 175 km/h y que ha dejado siete muertos a su paso por las islas del Caribe y Venezuela, impacte territorio mexicano entre la noche de este jueves y la madrugada del viernes. Luego se internará en la península de Yucatán, señaló el NHC.

Unos 100 vuelos nacionales e internacionales programados entre jueves y viernes han sido cancelados en el aeropuerto de Cancún, la principal terminal aérea del Caribe mexicano.

En Tulum, donde el gobierno ordenó la suspensión de actividades a partir de las 21H00 GMT del jueves, la población reforzó la protección de sus negocios con tablas de madera, mientras los supermercados cerraron sus puertas, observó un equipo de la AFP.

En tanto el aeropuerto de Tulum -municipio de unos 47.000 habitantes- suspendió operaciones en la tarde.

Varios turistas fueron evacuados de los hoteles ubicados en la línea costera y otros intentaban salir en autobús de la zona de impacto. Sin embargo, algunos seguían disfrutando de un día soleado en la playa antes de refugiarse en sus hospedajes.

"Nos cancelaron el vuelo y tuvimos que pagar dos noches adicionales (de hotel). Tenemos cierto temor pero estamos convencidos de que la gente está preparada y sabe qué hacer", dijo Virginia Rebollar, turista mexicana quien viajó con otros tres familiares.

Protección Civil también ordenó detener actividades en Felipe Carillo Puerto y José María Morelos, en el estado de Quintana Roo, la zona donde se esperan los mayores efectos del ciclón.

El ejército mexicano desplegó unos 8.000 efectivos en Tulum y anunció que cuenta con despensas y 34.000 litros de agua purificada para distribuir entre la población.

Doble impacto en México

El gobierno mexicano estima que Beryl impactará las costas mexicanas como un huracán categoría 1 y se desplazará sobre la Península de Yucatán para posteriormente ingresar al Golfo de México.

Se prevé que tome fuerza en el mar para entrar de nuevo a territorio mexicano en el norteño estado de Tamaulipas, limítrofe con Texas (Estados Unidos).

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo más temprano que se está preparando también un plan de contingencia para esa zona.

Beryl es el primer huracán de la temporada del Atlántico, que va de principios de junio a finales de noviembre, e impresionó a los expertos por la intensidad que adquirió a lo largo del fin de semana.

Los servicios meteorológicos estadounidenses lo clasificaron temporalmente como de categoría 5, lo que lo convirtió en el huracán de esta categoría más precoz jamás registrado.

Los científicos creen que el cambio climático, al calentar las aguas del océano, favorece estas tormentas, y aumenta las probabilidades de que se intensifiquen rápidamente.

Daños en el Caribe

Beryl dejó al menos siete muertos a su paso con tres fallecidos en Granada, donde la tormenta tocó tierra el lunes; uno en San Vicente y las Granadinas y tres en Venezuela, según las autoridades locales.

En las Islas Caimán se reportaron cortes de energía e inundaciones.

A su paso por Jamaica, Beryl dejó a más de 400.000 habitantes sin electricidad el miércoles.

El Rey Carlos III se dijo "profundamente entristecido" por la destrucción que dejó la tormenta, según un comunicado emitido este jueves por el Palacio de Buckingham.

El primer ministro de Granada, Dickon Mitchell, declaró que la isla de Carriacou quedó casi aislada, con casas, telecomunicaciones e instalaciones de combustible arrasadas.

Su homólogo de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, declaró que "90% de las casas" quedaron destruidas en la isla de Unión y advirtió que la reconstrucción iba suponer un gran esfuerzo.

La Oficina de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) advirtió a finales de mayo que la temporada se perfilaba extraordinaria, con la posibilidad de cuatro a siete huracanes de categoría 3 o más.

Estas previsiones están relacionadas, en particular, con el desarrollo previsto del fenómeno meteorológico de La Niña, así como con temperaturas muy elevadas en el océano Atlántico, según la NOAA.

FUENTE: AFP

Temas de la nota

Dejá tu comentario