InternacionalesDonald Trump | Trama rusa

Trump se niega a mostrar el informe sobre la "trama rusa" que supuestamente lo llevó al poder

La Casa Blanca consideró "ilegales e imprudentes" las demandas de los demócratas. El presidente invocó "el privilegio ejecutivo"

La Casa Blanca anunció el miércoles que rechazó las demandas "ilegales e imprudentes" de los demócratas del Congreso de acceder al informe completo sobre la trama rusa, señalando que el presidente Donald Trump decidió invocar el "privilegio ejecutivo" que le permite retener información.

"Los estadounidenses ven claramente que las maniobras desesperadas de Jerry Nalder (jefe del Comité Judicial de la Cámara de Representantes) apuntan a desviar al presidente de sus éxitos históricos", dijo la portavoz Sarah Sanders. "Ni la Casa Blanca ni el fiscal general (Bill) Barr cumplirán con las demandas ilegales e imprudentes de Nadler", añadió

La investigación del fiscal Robert Mueller, conocida pocas semanas atrás, exonera totalmente al presidente estadounidense, Donald Trump, de colusión con Rusia en la campaña de 2016, pero señala algunas presiones preocupantes que el mandatario ejerció durante la investigación.

El equipo de campaña de Donald Trump se reunió el 9 de junio de 2016 con abogados rusos con la esperanza de conseguir material para mejorar sus perspectivas en las elecciones, indicó este jueves el informe del fiscal especial que investigó la trama rusa.

"Las comunicaciones escritas para programar la cita muestran que la campaña esperaba recibir información de Rusia que pudiera impulsar las perspectivas electorales del candidato Trump", señaló el informe, según el cual la reunión celebrada en la Torre Trump no produjo ningún resultado concreto.

"Si tuviéramos la confianza, después de una investigación sobre los hechos, de que el presidente claramente no cometió obstrucción a la justicia, así lo afirmaríamos", dice el esperado informe hecho por Mueller.

Mientras Mueller trabajaba, Trump denunció sin cese "una caza de brujas", pero evitó atacarlo frontalmente.

Estados Unidos acusa a Rusia de robar correos electrónicos del Partido Demócrata que distribuyó Wikileaks en la antesala de las presidenciales de noviembre con el objetivo de ayudar a Trump a ganar las elecciones.

Varias personas del entorno de Trump tienen lazos con Rusia. El FBI y el Congreso investigan si hubo algún tipo de coordinación entre el equipo de Trump y el Gobierno ruso en la injerencia electoral.

.

Dejá tu comentario