Internacionales

Trump contraataca y critica a periodistas y políticos de todo pelo y color

Con las encuestas que lo dan en caída y tras recibir varios golpes por presuntos abusos a mujeres, el candidato republicano se defiende.

 

Como un animal malherido, Trump ha redoblado la virulencia retórica tras la avalancha de denuncias y críticas que ha recibido en los últimos días.

El candidato republicano dispara hacia todos los lados: los periodistas, los Clinton, y los propios líderes de su partido por retirarle el apoyo.

Los sondeos reflejan una ventaja creciente de Clinton sobre Trump, e incluso estados tradicionalmente conservadores como Utah, feudo de los mormones, pueden acabar votando demócrata el 8 de noviembre.

La estrategia del republicano tras conocerse la grabación de hace 11 años -en la que se enorgullecía de poder agarrar impunemente, y sin su consentimiento, a mujeres por sus genitales- no ha sido moderar el tono sino lo contrario.

Considera que todo responde a un complot en su contra, “un pacto siniestro que está en marcha”. Su adversario ya no es Clinton, ni los demócratas, sino el establishment. “Saben que si ganamos su poder desparecerá y regresará a ustedes, el pueblo”, dijo en Florida.

Encerrado en su búnquer, el maganate retoma otra teoría conspirativa, la que sostiene que habrá fraude electoral en favor de los demócratas.

MUJERES. En cuestión de horas, varias mujeres alegaron que el magnate se propasó con ellas

En una entrevista con The New York Times, una mujer llamada Jessica Leeds explicó que hace más de treinta años, durante un viaje de negocios en avión, Trump le tocó los pechos e intentó meter la mano debajo de su falda.

En el mismo diario, Rachel Crooks explicó que en 2005, cuando trabajaba de recepcionista en una empresa ubicada en la Torre Trump de Manhattan, se encontró con Trump frente a un ascensor y, tras presentarse, Trump la besó en la boca.

Una periodista de la revista People explicó en un artículo cómo Trump se le lanzó encima antes de una entrevista que debía hacerle a él y a su esposa, Melania.

 

Dejá tu comentario