EconomíaPetrobrás

Tras la ida de Petrobrás, 200 trabajadores retoman servicios de gas este viernes

¿Es caro el gas por cañería en Uruguay? ¿Qué pasa en la región? ¿Por qué es estratégico que el Estado se haya hecho cargo del negocio?

El viernes, los trabajadores de MontevideoGas y Conecta volverá a sus lugares.

El retiro de Petrobras y la asunción del Estado uruguayo como garante hizo que se levantaran las medidas de fuerza. Antes del 30 de setiembre deberá asumir la dirección de la empresa. Mientras tanto habrá una transición.

"Se logró defender el servicio público y resguardar los puestos de trabajo", dijo a La Diaria Alejandro Acosta, de la Unión Autónoma de Obreros y Empleados de la Compañía del Gas (Uaoegas).

Durante el conflicto habían sido despedidos 11 trabajadores y otros 57 tenían un apercibimiento por la ocupación con control obrero vigente desde fines de abril.

Desde el 10 de junio el gremio había decidido iniciaruna huelga general. Petrobrás pretendia bajar 30% su plantilla de 200 trabajadores para equilibrar las cifras. El gremio sostenía que desde 1995 la cantidad de trabajadores había bajado desde los 450 puestos de trabajo.

El compromiso del gobierno puso fin a un probema sin solución a la vista. Tras reunirse con el presidente de Petrobrás, Roberto Castello Branco, se decidió poner fin al conflicto.

Petrobrás deja toda su infraestructura y la administración Tabaré Vázquez asume los tres millones de dólares de deficit anual que tenía la multinacional estatal brasileña.

Mientras tanto busca soluciones. y se organiza para seguir ofreciendo en servicio.

La solución pasa por encontrar interesados, de modo que vuelva a manos privadas.

La organización está relacionada con definir qué lugar del Estado se ocupara de manejar la infrestructura dejada por Petrobrás y atender a sus clientes.

Ernesto Murro, ministro de Trabajo, señaló que la transición se hará seguramente a través de una empresa privada de capital estatal

Más allá del compromiso, no está claro qué bienes dejará Petrobrás.

El sindicato del gas señala que no hay certezas sobre la cantidad y calidad de los bienes que quedarían en poder del Estado uruguayo.

Según dirigentes del sindicato, la empresa traspasaría la flota (aproximadamente 20 vehículos), el “recambio de las cañerías” de gas natural y el Banco de Calibración de Medidores.

En el sindicato del gas no descartan que Ancap o UTE asuman la administración de la concesión del gas natural de forma transitoria.

Ancap está a la espera de la decisión del Poder Ejecutivo acerca de cuál será el ente que asumirá, a través de una empresa pública de derecho privado de MontevideoGas y Conecta, pero la posibilidad de que sea la petrolera estatal ya está sobre la mesa y se empiezan a analizar los números de la operación de ambas compañías.

Respecto a una eventual venta al sector privado, no parece ser algo inmediato. El conflicto desde marzo a la fecha enfrío cualquier negociación.

Según el diario El País, pese a ello hay dos empresas que preguntaron por la situación del servicio de gas por cañería.

MontevideoGas era 100% propiedad de Petrobras y Conecta tiene un 45% de su paquete accionario cuyo dueño es Ancap. La primera paga un canon de 1.2 millones de dólares y Conecta unos 200.000 dólares anuales. Ésta última tiene contrato hasta 2032.

Es difícil que en el escenario actual haya interesados del sector privado para asumir el servicio, dijo Andrés Tierno Abreu, expresidente de Ancap ypresidente del comite uruguayo ante el Consejo Mundial del Petróleo.

Tierno Abreu dijo, no obstante, que el gas natural es un negocio con futuro y que es clave que Uruguay preserve esta fuente energética.

El experto fue gerente de Ancap entre 1975 y 1990, y presidente de la empresa entre 1990 y 1995, durante el gobierno de Luis Lacalle Herrera.

Más allá de su reflexión. Tierno Abreu cree que para ser viable el negocio el precio debe bajar a los niveles argentinos.

La tarifa del gas natural residencial en Uruguay es de 1.66 dólares por metro cúbico. En Chile el costo es de 1.54 dólares y bastante más barato que Brasil, de 2.27 dólares.

En Argentina, por lejos la tarifa más baja, es de 0.30 dólares por metro cúbico.

El problema de Uruguay es de escala, como sucede con un país pequeño.

MontevideoGas tiene 54.000 usuarios y Conecta tiene unos 5.000.

En el año se suele consumir un pico de 300.000 metros cúbicos, pero fuera del invierno el consumo baja a la mitad.

Petrobrás y el gobierno se encontraban en un fuerte conflicto. La empresa brasileña entendía que Uruguay no cumplió con el acuerdo de la concesión, y especialmente reclamaba una indemnización por Conecta, que ofrece servicios de gas por cañería en el interior (Canelones, San José, Colonia y Paysandú).

El marzo pasado, un tribunal internacional desestimó un amparo presentado por Petrobras ante lo que consideró como la necesidad por parte del estado uruguayo de "recomponer el equilibrio económico-financiero" de la distribución de gas.

Entre las causas no previstas por Conecta, dijo el tribunal, estuvo el aumento del precio del gas natural desde Argentina y la reducción de los volúmenes disponibles para Uruguay.

La clave del futuro estará en la promesa argentina de revertir esos costos y aumentar la producción con nuevo yacimiento de Vaca Muerta.

También lo será la forma empresarial que encontrará el Poder Ejecutivo.

El diputado del Frente Amplio Luis Puig, exdirigente del sindicato del gas y presidente de la comisión de Legislación del Trabajo, plantea que un empleado participe de la nueva dirección.

Según El País, Puig considera que la mejor solución es apelar a la ley 14.142, aprobada en dictadura el 3 de julio de 1973 y aún vigente.

Esa ley declara de utilidad pública la expropiación de esa empresa por parte del Estado y crea una comisión interventora integrada por dos miembros designados por el Poder Ejecutivo y uno de los trabajadores.

Los desafíos son múltiples. Uno de ellos es reorganizar la red ya existente, dice el dirigente gremial Acosta. Ganar clientes es la consigna.

“Hoy en Montevideo hay 30.000 cañerías en lugares con gas que no usan el combustible. Si solo rescatáramos el 30% de esas 30.000 estaríamos incrementando el número actual de usuarios en 9.000, es decir que recuperaríamos los 7.000 perdidos e incrementaríamos 2.000 más”, concluyó.

Dejá tu comentario