Terremoto en Chile fue el más fuerte de 2015 en todo el mundo

El país comienza a recuperarse. Se informó que hubo 11 muertos y las réplicas ya superan las 30. Imágenes de las ciudades más afectadas.

17 de septiembre de 2015, 18:06hs

Inundaciones, incendios forestales, erupciones volcánicas y ahora un potente terremoto seguido de alerta de tsunami. Los chilenos han enfrentado durante este año casi todas las tragedias conocidas, en un país con una loca geografía y una población acostumbrada a volver a levantarse.

En víspera de las fiestas patrias, la celebración más esperaba por los chilenos, la tierra volvió a moverse. Un potente terremoto de 8,4 grados de magnitud seguido de un alerta de tsunami les recordó una vez más a los chilenos que viven en uno de los países más sísmicos del mundo.

El terremoto, que dejó por el momento 11 muertos, ocurrió a las 19.54 locales de este miércoles y fue considerado por las autoridades como el sexto más potente en la historia del país y el de mayor magnitud en el mundo en lo que va de 2015.

"Se trata de un terremoto de gran magnitud, que lo ubica como el más potente que ha tenido el mundo este 2015, pero los chilenos estamos acostumbrados", dijo el ministro del Interior y Seguridad, Jorge Burgos, al entregar un balance oficial.

El sismo tuvo su epicentro 42 km al oeste de la localidad de Canela Baja, en la región de Coquimbo, en el norte chileno, cerca de la zona que en marzo sufrió varios aluviones que dejaron más de 30 muertos tras intensas lluvias en un aérea desértica que padecía de una persistente sequía.

Click para ver la galería de imágenes.

Los poblados arrasados por el barro se ven ahora en localidades costeras como Tongoy y Con Con, donde su borde costero fue borrado por el tren de olas que siguió al potente terremoto del miércoles.

Las imágenes de devastación, aunque en menor magnitud, hicieron recordar lo vivido la madrugada del 27 de febrero de 2010, cuando un terremoto de 8,8 grados de magnitud, seguido de un tsunami, azotó el sur de Chile, dejando más de 500 víctimas.

Otro terremoto, de 8,2 grados, se sintió también en el norte chileno en abril del año pasado, causando seis muertos.

Durante este año, además, los chilenos debieron hacer frente a un nuevo incendio forestal en el puerto de Valparaíso, y la erupción sin víctimas fatales ni mayores daños que lamentar de los volcanes Villarrica y Calbuco, en el sur del país.

LECCIONES APRENDIDAS. Durante el terremoto de febrero de 2010, la mayoría de los habitantes del borde costero de Chile no evacuó hacia sectores altos, siendo arrasados por las olas.

Ahora, sin embargo, un millón de personas se movilizaron en todo el país en la más absoluta calma, señal de las lecciones aprendidas del pasado reciente. "Nuestro país tiene estándares de construcción que han permitido que la infraestructura respondiera adecuadamente", comentó la presidenta Michelle Bachelet, al entregar un último balance oficial.

En Santiago, donde el sismo se sintió fuerte en plena hora punta de la tarde, tampoco se generaron mayores complejidades, aunque sí se repitieron escenas de pánico entre la población pese a convivir con sismos casi a diario.

En Chile, la mayoría de los sismos están relacionados al movimiento convergente de la placa de Nazca y la Sudamericana, que se comprimen entre sí y acumulan una gran cantidad de energía.

El país, de casi 5.000 km de extensión, alberga también en el norte al desierto de Atacama, el más árido del mundo, mientras que en todo su territorio se concentran 90 volcanes activos.

NOCHE DE PESADILLA. "Vivimos una noche de pesadilla, el movimiento fue mucho y fue largo, demasiado largo y siguió con las réplicas", dijo a la AFP María Ramírez, mientras barría la puerta de su casa ubicada frente al cementerio de Illapel, un pueblo de 31.000 habitantes 230 km al norte de Santiago y uno de los lugares más afectados por el sismo.

Durante las primeras horas de la mañana quedaron al descubierto las marcas de la tragedia en Illapel, con la destrucción de casas construidas en su mayoría con materiales livianos, en tanto el cementerio local era un caos con decenas de cruces, jarrones y tumbas hechas añicos, constató la AFP.

La región fue declarada bajo estado de excepción constitucional de emergencia, lo que la deja a resguardo de las Fuerzas Armadas, según anunció el ministro del Interior y Seguridad, Jorge Burgos, tras una visita de la presidenta Bachelet a la zona. 

"Sabemos que hay grandes dificultades, pero queremos agradecer la enorme cooperación de las personas que permitió que para un sismo de tal magnitud afortunadamente tenemos un número lamentable pero no tan numeroso de fallecidos", dijo Bachelet tras reunirse con pescadores afectados.

Olas de casi 4,5 metros azotaron a varias comunas de la región de Coquimbo. Otra de las localidades fuertemente afectadas fue el pueblo pesquero de Tongoy, de casi 4.400 habitantes, donde imágenes de la televisión local mostraban la devastación de todo su borde costero.

Varios locales comerciales que se aprestaban a recibir a un gran número de turistas producto del esperado feriado de fiestas patrias fueron arrasados por el avance de las olas. "La ciudad está destruida. Aquí fue terrible", narró un vecino de Tongoy a TVN.

AFP

 

Dejá tu comentario