AFP

Talibanes atacan la capital de una provincia en noroeste de Afganistán

Los talibanes atacaron este miércoles una capital de provincia en Afganistán por primera vez desde el inicio de su ofensiva en mayo contra las fuerzas gubernamentales mientras, en Teherán, delegaciones de ambos bandos se reunieron tras meses de negociaciones encalladas.

Los talibanes atacaron este miércoles una capital de provincia en Afganistán por primera vez desde el inicio de su ofensiva en mayo contra las fuerzas gubernamentales mientras, en Teherán, delegaciones de ambos bandos se reunieron tras meses de negociaciones encalladas.

Los insurgentes islamistas llevan desde mayo avanzando posiciones en el país aprovechando la retirada de las tropas de la OTAN y de Estados Unidos, que se ha marcado como fecha límite el 11 de septiembre para abandonar totalmente Afganistán.

El miércoles, los combates llegaron a la ciudad noroccidental de Qala-i-Naw, capital de la provincia de Badghis y la primera en ser atacada por los talibanes en esta reciente ofensiva.

De acuerdo con las informaciones de las autoridades locales, las tropas insurgentes se habrían hecho con los alrededores de la ciudad y avanzaban en su interior, habiendo tomado el control del cuartel de la policía y de las oficinas locales de la agencia nacional de seguridad.

"El enemigo entró en la ciudad y todos los distritos (de los alrededores) han caído. Los combates han comenzado en el interior de la localidad", dijo el gobernador de Badghis, Hessamuddin Shams, a los periodistas en un mensaje telefónico.

El jefe del consejo provincial de Badghis, Abdul Aziz Bek, aseguró a la AFP que "los combates continúan en diferentes partes de la ciudad ahora mismo" y que algunas tropas gubernamentales se habrían entregado a los talibanes durante la noche.

Además, según una integrante del consejo provincial, Zia Gul Habibi, los atacantes entraron en dependencias policiales y de la agencia de espionaje afgana, mientras que los altos cargos del consejo "huyeron a una base del ejército en la ciudad".

- Reunión en Irán -

Al mismo tiempo que se llevaba a cabo esta batalla, en la sede del ministerio de Relaciones Exteriores de Irán se producía un encuentro entre representantes del gobierno afgano y de los talibanes tras meses de negociaciones encalladas entre ambas partes.

Presidiendo la reunión, el ministro iraní Mohamad Javad Zarif lamentó los "nefastos resultados de la continuación del conflicto en Afganistán y llamó a las partes a volver a la mesa de negociación interafgana", según un comunicado.

Teherán celebra la retirada de Estados Unidos pero se inquieta por el futuro de Afganistán, país con el que comparte frontera y del que acoge millones de refugiados.

La semana pasada, las tropas estadounidenses y de la OTAN abandonaron la base aérea de Bagram, el centro de comando de las operaciones antitalibanes y un símbolo de los 20 años de implicación extranjera en el país tras los atentados del 11 de septiembre.

Horas antes del ataque a Qala-i-Naw, el Pentágono confirmó que ya había completado más del 90% de su retirada.

Durante meses, los talibanes han rodeado diferentes capitales provinciales del país y muchos observadores intuían que estaban esperando a una retirada completa de las tropas foráneas para asaltar las áreas urbanas.

Con gran parte del norte del país bajo su control, una eventual caída de Badghis fortalecería las posiciones talibanes en el oeste de Afganistán, con sus tropas aproximándose a la ciudad de Herat, cerca de la frontera con Irán.

Los responsables de defensa gubernamentales aseguran que quieren asegurar su control en grandes ciudades, carreteras y ciudades fronterizas.

str-us-ds/ecl/jds/je/dbh/bl

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario