PolíticaGuido Manini Ríos | Tabaré Vázquez

Tabaré Vázquez cesó al comandante del Ejército Manini Ríos

Antes, el militar había hablado de política en una radio. La larga historia de tensiones entre ambos.

El comandante del Ejército Guido Manini Ríos fue cesado este martes por el presidente Tabaré Vázquez, confirmaron a Subrayado fuentes de Presidencia.

Al salir de la residencia de Suárez, el excomandante no habló con la prensa. Tampoco lo hizo Vázquez.

Trascendió que Manini Ríos iba a manifestar su preocupación por los resultados del Tribunal de Honor por casos de derechos humanos que afectaron a nueve altos oficiales.

Esta fue la clave de la destitución, dijeron fuentes políticas. Esta tarde Presidencia emitirá una comunicado al respecto.

DIFERENCIAS

El encuentro de este martes se dio en medio de rumores de que el general quería pasar a retiro para dedicarse a la política.

Reglamentariamente, Manini Ríos debería retirarse a fines de enero de 2020.

Pero la tensa relación con el gobierno apresuró su salida de las Fuerzas Armadas a las que sirvió desde el 21 de diciembre de 1978, cuando se graduó como alférez.

Manini tenía varias cuentas pendientes con el gobierno: la reforma de la Caja Militar, la ley orgánica que establece la reducción de las Fuerzas Armadas y expresiones políticas propias fuera de eje para un uniformado en actividad.

De hecho, en las últimas horas, el oficial estuvo en un asado con el diputado blanco por Florida José Arocena, un encuentro de corte estrictamente personal pero que fue visto como un gesto político.

El diario El Observador reflejó este encuentro llevado a cabo a instancias del vínculo político de Arocena con la esposa de Manini Ríos, quien es edila en Artigas.

A esto, se sumó otro gesto de Manini sútil pero inesperado por sus revelaciones.

ÚLTIMAS DECLARACIONES

En una entrevista con Todo Pasa, de Océano FM, Manini Ríos reconoció que la ley orgánica era un tema a tratar con el primer mandatario.

Sobre su posible retiro y su ingreso a la política fue más enigmático: "es una carta que me reservo", dijo.

De todos modos hay discusión sobre la limitación legal que establece a los militares retirados un período ventana en los que tienen prohibido actuar en política. Esa limitación en principio es por cuatro años para ser candidato.

Ahora todos en el sistema señalan que podría convertirse en líder de un nuevo partido Cabildo Abierto, recientemente habilitado por la Corte Electoral.

Muchos sostienen que el plan del militar es alinearse con una suerte de línea "bolsonarista" a la uruguaya.

El vínculo con Bolsonaro no fue caprichoso. la prensa lo reactivó con motivo de la visita de la comitiva oficial uruguaya en la asunción del nuevo presidente de Brasil.

Allí se lo vio a Manini conversando con el flamante mandatario.

bolsonaro.gif
Manini Ríos y Bolsonaro en Brasilia el 12 de enero de 2019.
Manini Ríos y Bolsonaro en Brasilia el 12 de enero de 2019.

El comandante al llegar a Uruguay matizó estas presuntas afinidades. Dijo que lo saludó como parte de la comitiva.

Lo cierto es que este militar, de 59 años, educado en el Liceo Francés tiene una clara vocación política que le viene de familia.

Hasta ahora se había distanciado cualquier proyecto. Por ejemplo sobre Cabildo Abierto dijo tener "amigos" allí y se excusó de no ahondar más por razones constitucionales.

No obstante la vocación estuvo presente durante buena parte de su gestión pública como nunca antes se había visto en un antecesor.

POLÍTICA

Algunas propuestas de Manini tuvieron un alto componente social. Una de las más ambiciosas era involucrar a las Fuerzas Armadas contribuyendo en la educación de jóvenes que no estudian ni trabajan.

La propuesta no salió con el alcance institucional que esperaba el comandante. En una entrevista reciente contó que en algunos cuarteles se han impartido cursos puntuales de distintos oficios en uso de las facultades limitadas que tienen los militares.

Manini es católico practicante y al principio de su carrera se alineó con la logia "Tenientes de Artigas".

Se licenció en historia en el año 2000 en la Universidad Católica. En sus antecedentes familiares hay varios dirigentes colorados y periodistas.

Pedro Manini Ríos fue ministro del Interior José Batlle y Ordoñez, canciller de José Serrato y secretario de Hacienda del dictador Gabriel Terra. Fue además fundador de las desaparecidas publicaciones La Mañana y El Diario.

Su tío Carlos Manini Ríos fue ministro de Jorge Pacheco Areco y primer ministro del Interior del primer gobierno de Julio Sanguinetti.

También tiene antecedentes blancos en su árbol genealógico . Hoy El Observador recuerda que el coronel Abelardo Márquez, que luchó al lado de Aparicio Saravia, fue bisabuelo del actual comandante del Ejército.

La esposa del general también es una notoria militante blanca. Irene Moreira es edila artiguense del Partido Nacional por el sector de Luis Lacalle Pou. Con ella tiene dos hijos: Micaela y Bruno.

ARRESTO A RIGOR

En setiembre, Manini fue sancionado por el Poder Ejecutivo con 30 días de arresto a rigor.

La sanción fue por haber emitido expresiones políticas en las últimas semanas que le están vedadas. Por ejemplo, días atrás criticó la reforma del sistema de retiros castrense y consideró que el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, no está bien informado respecto a sus efectos.

"No le puedo atribuir de ninguna manera al ministro mala fe ni puedo ni siquiera creer, y no lo creo, que mienta a sabiendas. Simplemente creo que no está bien informado. Si el señor ministro agarra una calculadora, toma los términos de la ley y la realidad de un soldado nuestro, se va a dar cuenta que lo que yo digo es así. El soldado va a tener que hacer más años para irse con la mitad.

El Poder Ejecutivo ya estaba molesto expresiones hechas en la cuenta oficial de Twitter del comandante.

A fines de julio, por esa misma vía, Manini Ríos había provocado polémica al recordar el asesinato en 1972 del coronel Artigas Álvarez, hermano del dictador Gregorio Álvarez.

El artículo 77 de la Constitución establece que los “militares en actividad”, entre otros, “deberán abstenerse, bajo pena de destitución e inhabilitación de dos a diez años para ocupar cualquier empleo público, de formar parte de comisiones o clubes políticos, de suscribir manifiestos de partido, autorizar el uso de su nombre y, en general ejecutar cualquier otro acto público o privado de carácter político, salvo el voto”.

Dejá tu comentario