Subrayado investiga: padres e hijos muy especiales

Algunos aprovechan la licencia parental, mientras otros apenas pueden ver a sus hijos. Reclaman que la ley siempre favorece a la madre y piden mejoras.

 

Dos leyes favorecieron a los padres en los últimos años. El matrimonio igualitario y las licencias parentales les reconocieron derechos, que hasta ahora no tenían. Sin embargo, por otro lado hay padres que sufren los avatares de juicios lentos, son separados de sus hijos y aseguran que cargan con prejuicios solo por ser hombres.

“La ley siempre favorece a la mujer”, se quejan y afirman que por las demoras judiciales los niños quedan como rehenes. Subrayado Investiga hoy las distintas realidades de padres e hijos.

Desde octubre de 2013, cuando se aprobaron las licencias parentales fueron 48 los hombres que se presentaron a pedir el medio horario para cuidar a sus pequeños hijos en los primeros meses de vida.

Aunque no son muchos, destacan las autoridades, la cifra va en ascenso. En muchos casos los hombres no se animan a pedirla por miedo a la reacción que se genere en su lugar de trabajo.

También está el caso de las parejas gays, que tras la ley de matrimonio igualitario no solo pudieron casarse, sino también transformarse en familias homoparentales. Es el caso de Mario y Ruben, que hace 17 años adoptaron a Camilo y gracias a esta ley pudieron legitimar la adopción y la familia.

Pero también están los hombres que luchan para que les permitan ver a sus hijos y sienten la impotencia de que “la ley siempre favorece a la mujer”.

Además, se quejan de que mientras la Justicia decide sobre la tenencia y el régimen de visitas los niños quedan como rehenes. Los tiempos son lentos, afirman, y no tienen respuestas.

Diego, un padre que cría a su hijo solo, peleó por la tenencia y la obtuvo. Pero no fue fácil, ya que aunque las pruebas estaban a su favor debió cargar con varios prejuicios solo por ser hombre, según contó.

Dejá tu comentario