ShowMaría José Siri | Plácido Domingo | #MeToo | acoso sexual

Soprano uruguaya María José Siri sale en defensa de Plácido Domingo

"Nadie es tan grande, tan humilde y tan real como él", dijo ante las acusaciones que le han hecho al tenor español sobre acoso sexual

La cantante lírica uruguaya María José Siri salió en apoyo de Plácido Domingo, a quien nueve artistas le adjudican acoso sexual.

"Yo apoyo a Plácido Domingo. En lo que a mí respecta, ha sido una persona generosísima, como un padre que me da consejos. Es una de las personas que más admiro. He cantado con muchas personas, pero ninguna con la humanidad de Plácido Domingo, que se para a saludar a todo el mundo, desde el primero hasta el último. Nadie es tan grande, tan humilde y tan real como él", señala Siri en declaraciones a Deutsche Welle.

Sobre la fuerte aparición del movimiento #MeToo, la soprano (Tala, Canelones, 1976) señaló: "Yo me siento una mujer libre y empoderada. En el trabajo, jamás tuve un problema de ese tipo, ni tampoco hubo jamás ninguna amiga o conocida que tuviera la confianza de contarme algo así.

Para ella, ante cualquier situación de estas características requiere una coherencia en el proceder.

"Creo que, si existen los abusos, hay que denunciarlos a la Policía, no en los medios. Primero, denuncia legal y después, si se quiere, se puede hacer público", comentó.

Actualmente la artista se encuentra en escena en el Deustche Oper Berlin con La Forza del destino, del polémico director Franz Castorf.

Embed

"He hecho ya tantas producciones acá, que me siento parte de este teatro. Se trabaja muy bien tanto a nivel artístico como humano", afirmó.

¿RACISMO EN AÍDA?

La ola global de lo políticamente correcto también toca aristas exclusivamente artísticas.

Siri lo ha vivido de cerca recientemente cuando le tocó suplir a la soprano Tamara Wilson en "Aída".

Wilson se negó a maquillarse la cara de oscuro para encarnar a la princesa etíope Aída.

"Hacer Aída negra es racismo. Yo rechazo maquillarme de negro", fue su argumento.

Siri combatió esa idea desde el escenario. Subió al escenario y cantó "Aída" con la cara pintada de negro, acorde a una tradición que tiene más de 100 años.

Además señaló que Wilson no fue del todo sincera en sus afirmaciones.

"Se oponía, pero las dos veces que cantó sí que se pintó. Yo me pregunto por qué no publica esas fotos donde está maquillada", sostuvo la uruguaya.

"Si quiere ser clara, debe publicarlas. Yo entiendo el movimiento del blackface, pero cantar Aida en el Arena de Verona no es hacer blackface".

Ella explicó que caracterizarse para el personaje no es hacer blackface, es decir una parodia de las personas negras.

"No hacemos la boca grande, gigante, horrible como se hacía en los años 20 o 30. Yo tampoco estoy de acuerdo con eso. Yo soy una artista. Si canto Madame Butterfly, me van a pintar más blanca para parecer japonesa. No creo ofender a los asiáticos con el maquillaje a la oriental como no creo estar ofendiendo a la población de color por cantar Aída maquillada de oscuro".

Siri dijo que en el caso de Aída hay dos posiciones y cualquiera de las dos es respetable.

"Si tengo que cantar en un teatro donde prefieren dejar a Aida con mi color natural , yo acompañaría esa decisión también sin problemas".

GORDAS O FLACAS

La nota toca otro tema del que se conoce poco, salvo en el mundillo del canto lírico.

las críticas al físico de las artistas siempre está a la orden del día.

Por ejemplo, la soprano estadounidense Kathryn Lewek, viene de recibir duras críticas por estar supuestamente demasiado gorda.

La mujer había regresado a los escenarios luego de ser madre en forma reciente.

Lewek recibió esa andanada de críticas al presentarse en el festival de Salzburgo con el personaje de Eurídice, de la opereta Orfeo en los infiernos.

Como ocurre muchas veces, las mujeres están más expuestas que sus colegas hombre.

En ese aspecto, dice Siri: "A las mujeres se nos exige más y a nosotras nos cuesta más mantener el físico porque se producen cambios hormonales, embarazos; el cuerpo de la mujer cambia mucho más que el de los hombres".

Y agrega: ."No creo que la crítica deba dirigirse hacia el físico del cantante, sino al hecho de si es buena actriz o buen actor, si tiene una bella voz, si canta bien... En el caso de Katrhyn Lewek, ella acaba de ser mamá. Lamentablemente, hay mucha presión con el físico y yo no estoy de acuerdo con eso para nada. Creo que en la ópera se está mirando demasiado la estética y se deja a un lado el canto. Apoyo a Lewek y me parece bien que haya respondido a los críticos que hablan de su físico. Eso tiene que parar".

Dejá tu comentario