CIERRE DEFINITIVO

Socios y trabajadores de Casa de Galicia se despidieron de la mutualista, que fue vallada

La mutualista cerró sus puertas este jueves. Los trabajadores fueron notificados por mensaje de texto que pasaron al seguro. 

Trabajadores y socios de Casa de Galicia se concentraron este jueves en los alrededores de la mutualista, que cerró definitivamente sus puertas.

Los alrededores de la mutualista fueron vallados sobre las 16.00 horas, cuando cerraron las puertas luego de que el personal saliera de la institución aplaudiendo y al canto de “No se va, Galicia no se va”.

Además, contaron a Subrayado que después de que fueron retirados del sanatorio, les llegó el mensaje de texto con la notificación de que pasan al seguro de paro.

En estas horas además la Justicia rechazó el pedido de suspender la reasignación de socios de Casa de Galicia en otras mutualistas.

Fuentes del Ministerio de Salud Pública indicaron que fueron enviados "1.398 bajas al BPS, para un proceso masivo". Aún continúan trabajando 590 funcionarios, en apoyo a diferentes áreas. "Se pagaron hoy los salarios vacacionales de marzo 2022 de todo el personal. Cerramos al día con lo salarial, sin hacer diferencias entre asalariados y contratados. Están todos al día en sus haberes", añadieron desde el MSP.

Y sin hacer diferencias entre asalariados y contratados. Están todos al día en sus haberes. Para ser una empresa quebrada (en médicos contratados que no eran pocos cobraban a los 99 días de facturar

“Siento un dolor muy grande”, dijo una enfermera que trabajó por 16 años. “Me llegó en el celular que no pertenezco más a la empresa”, contó y añadió: “Nos quedamos todos sin trabajo. No era necesario estar con esta incertidumbre desde el 23 de diciembre” .

Está en tratativas el convenio para pasar a las cinco mutualistas que absorbieron socios, pero todavía no firmaron. Pero los trabajadores esperaban la posibilidad de presentar un proyecto para salvar Casa de Galicia. “Sentimos que nos dejaron solos. No nos dieron la oportunidad de negociar nada”, dijo un trabajador.

Las expresiones en los rostros eran de tristeza. Una paciente, que en dos años atravesó tres operaciones oncológicas en la mutualista, afirmó: “Le debo la vida”, en referencia a los médicos y el personal que la atendió. “Soy socia hace 30 años, vivo acá, a media cuadra”, y dijo que lo mejor, para ella, es que nunca fue un número ni de paciente ni de cama y que se siente despojada.

Otra socia, que hace dos décadas está en la mutualista, consideró el hecho una vergüenza: “Nosotros no robamos nada, y nadie nos ayudó ni nadie nos apoyó”.

Casa de Galicia fue fundada en 1917 y este 31 de marzo de 2022 cerró sus puertas. “El que hizo esto se está olvidando que Casa de Galicia es una historia, es un sentimiento, que la gente pierde mucho más que un trabajo”, señaló una de las trabajadoras. Todos colocaron globos blancos con sus nombres atados a las vallas.

El cierre fue decidido por un juez a fines de diciembre del año pasado, dos días antes de Navidad. Semanas antes la mutualista había sido intervenida por el Ministerio de Salud Pública (MSP), pero la Justicia dispuso el fin de esa medida y pasó la administración de Casa de Galicia a un síndico.

Con el fallo judicial firme, el gobierno envió al Parlamento un proyecto de ley para establecer la forma en que se distribuirían los socios y funcionarios en otras instituciones médicas.

Casi 40.000 socios fueron distribuidos en otras cinco mutualistas. También los funcionarios, unos 900 de un total que asciende a 1.200. El resto conforma una bolsa de trabajo a la que se echará mano cuando otros prestadores de salud requieran personal.

Los médicos, en tanto, negocian con las mutualistas y el Ministerio de Trabajo un acuerdo para ser absorbidos en su totalidad por las instituciones que reciben socios y funcionarios de Casa de Galicia. Según pudo saber Subrayado, las negociaciones continuaban en la noche de este jueves en el MTSS.

Dejá tu comentario