Sicariato en Uruguay: ¿Están relacionados asesinatos de Casabó y Solymar?

Para la Policía sí. La justicia cree que podrían ser casos diferentes, con los mismos autores. Una diferencia de grado que importa mucho.

20 de febrero de 2016, 11:37hs

Tras procesar a dos delincuentes por el asesinato de un bebé y una persona mayor en Casabó, la jueza María Helena Mainard ordenó una serie de pericias para determinar si este caso está relacionado con el homicidio de dos ciudadanos paraguayos en avenida Giannattasio el 6 de febrero. En este último incidente murió en forma accidental Marcela Artagaveytia, de 16 años.

Si bien la Policía entiende que los autores materiales son los mismos, la jueza debe determinar si se trata de casos que están relacionados entre sí más allá de que quienes apretaron el gatillo podrían ser los mismos. Es un dato importante para saber cómo continúa la indagatoria.

Está claro que se trata de dos homicidios múltiples que están determinados por conflictos del narcotráfico.

Hay indicios fuertes que detrás de ambos episodios están los dos hombres procesados ayer: Alfonso Linares alias "Manolo" y Cristian Nicolás Taborda, conocido como "El Tulita".

Ambos fueron procesados por homicidio muy especialmente agravado por las muertes en Casabó el 31 de enero. En esa instancia murió un joven de 23 años y su sobrino, de 15 meses.

El resto de los ocho indagados resultaron liberados sin perjuicio, es decir que pueden volver a ser citados por la justicia en cualquier momento.

Hay una pistola Glock 9 mm que podria ser el nexo entre los asesinatos de Casabò y Solymar. Para el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, hay más armas en juego.

La justicia cuenta con un testigo protegido que dio pistas para que la Policía realizara en las últimas horas una veintena de allanamientos. De allí surgieron los nombres de dos delincuentes conocidos como "El Gárgola" y "El Dylan", al parecer involucrados directamente en los atentados.

Entre los detenidos había dos mujeres embarazadas que recuperaron la libertad luego de la indagatoria finalizada en la noche del viernes.

La Policía cree que Alfonso "Manolo" Linares es el cabecilla de los dos atentados. Su último procesamiento data de octubre de 2014 por tenencia de estupefacientes. Ya cuenta con procesamientos por homicidio, hurtos, lesiones personales y tenencia ilegal de armas. En total registra 22 anotaciones.

A "Manolo" se le atribuyen al menos diez asesinatos en caràcter de autor intelectual.

La historia delictiva de Linares es larga pese a sus 25 años. El prontuario se puede retrotraer a delitos cometidos cuando éste tenìa 13, en 2003. Su primera entrada fue por amenazas.

Lidera una banda de narcotraficantes en la zona de Casabó y tiene a su disposición un grupo de sicarios, entre los que también están otros dos delincuentes conocidos como "El Dibu" y "El Rey", dos menores de edad que fueron recluidos en 2015 por el asesinato del policía Carlos Barrios y una niña de 4 años.

Estos jóvenes empezaron como rapiñeros y pronto fueorn reclutados por el clan de Casabó como sicarios. Según fuentes policiales, han llegado a cobrar 3.500 pesos por matar a una persona.

El Ministerio del Interior está convencido que "Manolo" y sus secuaces están detrás del asesinato de corte mafioso de los paraguayos Ramón Quevedo y Claudia Guerrero, una pareja de abogados de Pedro Juan Caballero. Quevedo tenía un procesamiento de 2003 en >Brasil por ser parte de la incautación de cargamento de drogas en Minas Gerais.

Si la jueza Mainard reuniera indicios de que los episodios de Casabó y Solymar están relacionados, ,la indagatoria continuaría en el juzgado penal de Ciudad de la Costa, a cargo ahora del juez Pablo Benítez.

Benitez asumió la causa luego de la renuncia de la jueza Marcela Vargas, quien se excusó ante el Poder Judicial por un hecho cercano: la madre de la adolescente Marcela Artagaveytia, quien murió arrollada por la camioneta de los Quevedo en medio del ajuste de cuentas narco, trabaja como actuaria en esa sede penal. También se retiró el caso aduciendo los mismos argumentos Silvia Mascaró, la fiscal del caso.

Según se informa, lo mismo podría argumentar el juez Benítez, quien desarrolla tareas en la misma oficina.

Eso se sabrá a principios de la semana, cuando estén prontas las pericias ordenadas por la jueza Mainard.

Ella no podría tomar ambos casos por el principio del "juez natural", entre otras cosas para dar garantías a los indagados.

 

Dejá tu comentario