PolíticaErnesto Talvi | Partido Colorado

Según Talvi hay un exceso de 100.000 funcionarios públicos y plantea reducir la plantilla en 50.000

El candidato del Partido Colorado asegura que los 70.000 nuevos funcionarios que ingresaron en los gobiernos del FA le cuestan al país US$ 1.700 millones al año.

Ernesto Talvi aseguró que en el Estado hay un exceso de funcionarios públicos que se puede estimar en 100.000, y dijo que si es electo presidente de la República se propone reducir la plantilla estatal en 50.000 al cabo de un período de gobierno.

El candidato del Partido Colorado reiteró que “durante la gestión del Frente Amplio ingresaron al Estado 70.000 nuevos funcionarios públicos” que “le cuestan al país 1.700 millones de dólares por año”.

Entrevistado en el programa La Tarde en Casa de canal 10, también insistió en que el Estado “no tiene los recursos” para financiar esa cantidad de funcionarios y que ahora se hace endeudando al país.

“Esto compromete la solvencia financiera del Estado y compromete el buen crédito del país”, dijo, y aseguró que así “se asfixia al sector privado con una pesada mochila”.

En ese sentido, Talvi señaló que “cualquier medición internacional indica que el Uruguay tiene un exceso enorme de funcionarios públicos”.

“En comparación con Nueva Zelanda y Chile tenemos un exceso que podemos estimar en alrededor de 100.000”, aseguró el candidato presidencial colorado, y agregó: “Uruguay necesita como mínimo no reponer vacantes por cinco o seis años, de manera gradual, suave, humana, sin afectar derechos adquiridos. Las personas que se jubilan o fallecen, a nivel total, no vamos a poder reponerlas de manera tal de poder reducir en cinco años en 50.000 la plantilla de funcionarios públicos”.

Según Talvi, el Estado puede “hacer mejor las cosas con menos gente”. “Se precisa cambiar la forma de organizar la provisión de los servicios públicos para que los funcionarios públicos puedan trabajar con otra productividad. Por cada dólar que gastamos estamos produciendo servicios mucho peores que los que produce Nueva Zelanda y Chile”, apuntó.

“Cambiemos la forma de organizar el Estado, de manera tal que el funcionario público, al que respetamos y valoramos, se sienta estimulado, premiado”, concluyó.

Dejá tu comentario