Showcine | Argentina | Cine pornógrafo

Se exhibe "El Sartorio", la primera película porno comercial del mundo hecha en Argentina

La obra muda y de 4 minutos fue filmada entre 1904 y 1907. Es la historia de un sátiro que ataca a mujeres desnudas.

Argentina, un país que suele jactarse de los logros legados al mundo, exhibe a partir de esta semana "El Sartorio", considerado el primer film porno de la historia con fines comerciales, informa el diario Tiempo Argentino.

A pesar de las exhaustivas investigaciones, no se sabe la fecha de su filmación. Se cree que la locación fue Rosario, entre 1904 y1907, preámbulo de una modesta pero pujante industria argentina que filmó películas triple XXX para las clases altas locales y también para clientes europeos.

Precisamente la ciudad santafesina albergará el Ciclo "Quincena del arte" a partir de este 25 de octubre, y "El sartorio" es una de las piezas más preciadas que se dará a conocer.

Desde hace mucho tiempo la película -muda, de 4 minutos y 30 segundos.- es conocida por los cinéfilos y hasta se encuentra colgada en Youtube para los curiosos de todo el mundo.

Es la historia de un sátiro que espía a un grupo de mujeres desnudas en un bosque.

sartorio 1.jpg

El malvado logra secuestrar a una de ellas. Y el resultado del episodio, mirado con los ojos de hoy, puede resultar inconcebible en términos de corrección política.

El sometimiento se transforma de repente en sexo consentido y placentero hasta que el agresor huye cuando es sorprendido por el grupo de mujeres.

Las escenas son de sexo explícito, algo sorprendente en principio para espectadores de décadas posteriores, que acaso pensaban de antemano que la producción estaría alineada con la supuesta "pacatería" de época en cuanto a la exhibición pública de cuestiones íntimas.

Más allá del erotismo, por entonces Buenos Aires y Rosario eran puertos en el que operaban bandas de trata de blancas, y la prostitución estaba bastante extendida.

Muchas de las mujeres reclutadas para estos fines eran incluidas en estos elencos, señalan los historiadores que investigaron el cine pornográfico argentino entre 1910 y 1920.

De hecho, hay testimonios célebres de la exhibición de filmes nacionales en cines de Barracas. A ellos asistió un joven marinero llamado Eugene O'Neill, quien décadas después fuera un poeta reconocido con el premio Nobel.

Los interesados en estos filmes eran personas ricas, con vidas privilegiadas. Uno de los tantos adeptos al cina argentino erótico era rey Alfonso XIII, bisabuelo del actual Felipe IV, a quien sus subditos solían llamar "el rey pornógrafo".

Alfonso no solo consumia, sino que además financió de su dinero películas como "El Confesor" (1920) para su deleite personal.

Dejá tu comentario