ShowGustavo Pena

Se estrena "Espíritu inquieto", el documental sobre el músico under Gustavo Pena

"El Príncipe" murió en 2004 pero dejó una huella importante en músicos exitosos como Jorge Drexler, Manu Chao, Ruben Rada y muchos otros

Este jueves se estrena en el Sodre "Espíritu Inquieto", un documental sobre el músico uruguayo Gustavo Pena conocido como "El Príncipe".

Embed

Habrá funciones en la sala B del "Adela Reta" hasta el domingo 8, y luego entre el 12 y 15 de diciembre.

Es el resultado de la tarea titánica de Matías Guerreros y de Eli-U, hija del artista, quienes desde hace más de una década trabajan en la masterización de las grabaciones y la recopilación de imágenes, algunas sorprendentes sobre la vida íntima e interior del homenajeado.

Pena (Montevideo, 1955-2004) escribió más de 400 canciones y es lo que se llama "un artista de artistas". Murió a causa del síndrome de Guillain Barré.

Fernando Cabrera, Jorge Drexler, Jaime Roos , Manu Chao y muchos otros músicos del mainstream se cruzaron con él en los años 70 y 80, y pudieron aquilatar su carisma y talento.

Muchos de ellos hablan en el documental. Se desarrollaron más de 30 entrevistas. Algunos testimonios debieron quedar afuera para dar lugar al mucho material audiovisual que se fue hallando en el camino sobre Pena.

El propio artista a lo largo de su vida se había filmado a sí mismo frente a espejos hablando a distintos temas mucho antes de que existieran las redes sociales.

Ese corpus de pensamientos muestra el mundo interior del músico yendo al encuentro de su obra.

La peripecia vital tiene algunos puntos de contactos con otros "malditos" de la escena musical rioplatense. Aquí la comparación inevitable es con Eduardo Mateo, el hombre que fue el factotum de la fusión del candombe con vetas de lo beat y de la música brasileña, una influencia inevitable para muchos grandes artistas que vinieron después.

Si bien Pena no tiene una trayectoria idéntica a Mateo, ni su influencia, fue también un músico exitoso pese a ser un marginal de los circuitos musicales comerciales.

Lo sorprendente para el público más joven es que este documental permite comprender la frescura y la vigencia del cancionero de "El Príncipe" más allá de su escasa masividad.

El "pecado" de Pena, por así decirlo, es haber transitado sus años de juventud tocando "músicas" que nada tenían que ver con las tendencias de moda, o con la coyuntura dictatorial que le toco sufrir como a muchos uruguayos. Se mantuvo al margen del canto popular, al menos como compositor, y como ejecutante tuvo alguna participación en el grupo "Pareceres".

Pena nunca abandonó su trabajo creativo pese a su salud precaria. Incursionó en Buenos Aires y en Brasil. Tocó jazz, bossa, rock y de todas esas experiencias formó su propia banda de sonido.

Eli-U ya había colaborado anteriormente con "Ángel de la ciudad", otro documental sobre su padre. Y algunas escenas de esa obra se pueden ver también en "Espíritu inquieto".

Dejá tu comentario