Sociedad caso María

Se concretó restitución; María y su hija volvieron este lunes a España

En ese país la madre impulsa denuncia penal contra el padre por violencia doméstica y abuso sexual

En los últimos días distintas organizaciones sociales que han apoyado la causa de María y su hija han enviado mensajes de apoyo y solidaridad en las redes sociales bajo el hashtag #marianovasola. La propia maría envió este fin de semana un mensaje de agradecimiento en las redes sociales.

Antes de partir a España, María envió un mensaje de agradecimiento por el apoyo que le han brindado distintas personas y organizaciones sociales durante su estadía en estos dos años que residió en Uruguay. No obstante, viaja con el sentimiento latente de la injusticia.

María agradeció el apoyo de su familia, de la Red uruguaya contra la violencia doméstica y sexual y a todos aquellos que desde algún lugar sumaron en la pelea por los derechos de mujeres y niños.

También agradeció el trato que le brindaron a ella y su hija los efectivos policiales de las seccionales 10 y 14 que las custodiaron en diferentes momentos.

Decenas de videos han circulado por estas horas en las redes apoyando a la madre y la niña, entre ellos la banda No te va gustar y el Zurdo Bessio y hasta una vecina del Valle de Arán, el lugar donde residía María en España.

María y su hija vinieron de visita a Uruguay, como lo hacía todos los años, el 7 de abril de 2016. La niña estaba por cumplir 4 años en ese momento y viajaba con el consentimiento del padre. Sin embargo, María ya estaba decidida a separarse al regresar a España.

La mujer acusaba al hombre de ejercer violencia sobre ella y sobre su hija, y según relató luego a sus abogados lo que desencadenó su decisión de no volver fueron manifestaciones extrañas de la niña.

Luego de realizar consultas con profesionales de la psicolgía infantil, se concluyó que la niña había sido abusada sexualmente por el padre.

En mayo de ese año el hombre desde España inició una acción contra la madre para la restitución internacional de la pequeña.

Desde entonces se ha prolongado el litigio en la justicia uruguaya, un periplo que cumple más de dos años cuando los convenios internacionales a los que suscribe Uruguay recomiendan que la restitución se haga en un lapso no mayor a seis meses para evitar un nuevo arraigo del menor en su nuevo lugar de residencia.

En setiembre del 2016, la jueza de familia de 8 turno, Rosana Pose, hizo lugar a la restitución de niña a España.

Los abogados de María apelaron el fallo y a fines de diciembre de 2016 un tribunal de apelaciones de familia avaló pero en forma parcial el fallo de primera instancia.

Apelaciones resolvió la restitución pero previamente el padre debía acreditar ante la justicia española una serie de medidas cautelares impuestas por la justicia uruguaya: el hombre debía retirar la denuncia penal contra la madre, y debía comprometerse ante los estrados españoles que no se acercaría ni a la madre ni a la niña en un radio de 500 mts, ni tendría contacto por ninguna vía sea teléfono, emails o cualquier otro medio.

Desde diciembre de 2016 hasta setiembre del año pasado, el hombre se rehusó a aceptar estas medidas hasta que cambió de actitud, aceptó las imposiciones y se dio curso a la restitución.

Previamente a esto, en el invierno pasado, el hombre envió audios de Whatsapp amenazantes contra María señalando que vendría a buscarla a Uruguay, lo que ameritó que un juzgado de violencia doméstica le pusiera una custodia especial durante seis meses.

En octubre pasado, horas antes de volver a España, la defensa de María presentó un recurso de revisión ante la Suprema corte y el recurso fue ingresado, frenando temporalmente el viaje.

Este pasado 7 de junio, la corte se pronunció en contra del pedido de la defensa de la madre y finalmente viajaron este lunes a España.

En ese país la madre impulsa una denuncia penal contra el padre por violencia doméstica y abuso sexual contra la niña y se tendrá que dirimir la tenencia definitiva de la menor.

Temas

Dejá tu comentario